Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Asturias
Escalón intermedio
Índice
Publicidad

Se encuentra limitado al Norte por el Reborde Litoral mediante un cambio de pendiente, generalmente brusco, desde alturas superiores a 400 metros hasta unos 140 m. en el extremo occidental, en las proximidades de Muros de Nalón y unos 200 en el oriental, cerca de Ribadesella. Por el Oeste limita con el macizo de Tineo, por intermedio de los ríos Nalón y Narcea. Por el Sur, otro cambio brusco de pendiente lo separa de la Depresión Longitudinal, cuya altura oscila alrededor de 350; y por último, el limite oriental está constituido por el río Pivierda, desde Colunga al alto de Anayo y el río Borines hasta Vallobal, elevándose el terreno hacia el Este para constituir la sierra del Sueve, que forma parte ya de las las Sierras Planas.

Se extiende el Escalón Intermedio por los concejos de Salas, Pravia, Soto del Barco, Corvera, Illas, Candamo, Grado, Las Regueras, Llanera, Oviedo, Siero, Noreña, Gijón, Sariego, Villaviciosa, Cabranes, Colunga y Piloña.

Está constituido por elevaciones de características heterogéneas, como lo es el roquedo de las unidades geológicas abarcadas por dicho bloque alargado. En sus partes central y oriental este sustrato está formado por sedimentos post-Hercinianos, y la occidental por rocas Paleozoicas. Por lo general su altitud es de unos 600 metros.

Gran parte del Escalón Intermedio se encuentra modelado en rocas de la cobertera post-Herciniana, que abarcan Pérmico, Triásico, Jurásico y Cretácico, estando los sedimentos Terciarios representados en la Depresión Longitudinal. En el extremo occidental el sustrato pertenece a las unidades de Somiedo y Tameza del sector de Luanco-Belmonte, entre Salas y Santullano, mientras que en el extremo oriental asoman pequeños retazos de la Cuenca Carbonífera. Esto da lugar a que el relieve dentro del Escalón Intermedio sea muy variado.

Las rocas más antiguas constituyen las elevaciones de los extremos, como hemos advertido, encontrándose las cuarcitas Ordovícicas en las cimas de las sierras del Pedroso (614), altos de la Degollada (613) y Sollera (598) en el concejo de Candamo, Llimar (593), Gorfoli (619) y Cerro de la Peña (340) en Illas, monte Campanal (585) y Landrio (543) en Las Regueras.

Entre los materiales del Devónico predominan las areniscas ferruginosas como formadoras de relieves, como por ejemplo las areniscas de Furada, del Devónico inferior, que aparecen en el Cerro Prieto (362) en Corvera, pero sobre todo predominan las areniscas del Naranco, del Devónico superior, que se encuentran en la sierra de Fontebona (442) en Pravia, El Cogullón (574) y la Cogolla (325) en Candamo, Santa Cruz (481) en Llanera y Reboria (419) en Illas.

La caliza de montaña sólo forma pequeñas elevaciones del estilo de peña Careses (549) en Siero y Corona de Castiello (502) en Parres. Entre los relieves formados por los conglomerados y areniscas Pérmicas se encuentran los de Santofirme (441) en Llanera, peña Cabrera (528) y Llano Ferrero (426) en Villaviciosa y Aliño (549) en Cabranes.

La mayor parte de los relieves del sector medio están esculpidos sobre todo en las calizas y dolomías del Jurásico, como por ejemplo Castiello (342) en Llanera, pico Fario (731), peña Celles (424), Recuarta (566), monte Las Cruces (513) y peña de los Cuatro Jueces, (638) en Siero, El Cordal (624), Curiella (530), La Degollada (581), Llugarón (363), Cual Mayor (325) en Villaviciosa, y Deva (423) en Gijón.

En cuanto a los conglomerados y areniscas del Jurásico se encuentran en unas pocas elevaciones como Prado del Marqués (434) en Castrillón, monte de a Cobertoria (363) y Pelapotros (408) en Villaviciosa.

Por último, las calizas Cretácicas constituyen elevaciones de escasa importancia, como Peñaferruz (205) en Gijón.

La principal superficie de erosión que se conserva en el Escalón Intermedio es la de 600-800 m., que es la más extendida, existiendo también entrantes de la de 350-400 metros, más cercana a la costa, que se indenta en la anterior. La citada superficie de erosión de los 600 - 800 metros se reconoce en todo el tramo central del Escalón, enlazando con la cima plana del monte Naranco de Oviedo, situado en medio de la Depresión Longitudinal, asi como el monte de Santofirme, en el concejo de Llanera, cuya menor altitud actual es el resultado del retroceso de laderas, más próximas entre sí que las del monte Naranco.

La superficie de 300-400 m. se encuentra en el borde Norte y su extensión es más reducida, de unos pocos km., dos como máximo, sobre todo en las cercanías de Villaviciosa. Hacia el extremo occidental se reconoce perfectamente la misma en la caliza de montaña de Santullano-El Escamplero.

Las sierras y elevaciones que contemplamos en la actualidad, se han formado por encajamiento de los cursos de agua en las superficies anteriormente descritas, a causa de un descenso del nivel del mar. Este encajamiento ha dado lugar a valles que siguen, o bien zonas de fractura que originan zonas más débiles en las rocas, o niveles más blandos, como pueden ser pizarras o determinadas calizas intercaladas entre rocas más resistentes. También siguen a veces, si los terrenos son homogéneos y la estructura no muy definida, cursos perpendiculares a la línea de costa a causa de la erosión regresiva.

Estos tres efectos se observan perfectamente en los relieves del Escalón Intermedio. Allí donde el sustrato está constituido por los materiales plegados y fallados de las unidades de Somiedo, Tameza, Proaza y sector de la Cuenca Carbonífera, el relieve está condicionado por la litología y la estructura, y la sierras siguen las direcciones de la orogénesis Herciniana. En los tramos central y oriental, constituidos por materiales post-Hercinianos dispuestos horizontalmente y sólo afectados por algunas fallas, los ríos se encajan en éstas o siguen direcciones perpendiculares a la costa. Por último, en el borde Sur del Escalón Intermedio, donde el limite con la Depresión Longitudinal se establece por una sucesión de fallas paralelas o interconectadas, de dirección general Este-Oeste, entre las que sufren plegamientos los materiales Mesozoicos, la estructura está condicionada por fallas y pliegues de esta dirección.

Entre las sierras que siguen estructuras Hercinianas, en el extremo occidental del Escalón Intermedio, alineándose al Nornoreste, están las de Pedroso, Alcedo, Fontebona, El Cogullón, Santa Cruz, Gorfolí, Reboria, Prieto y Cerro de la Peña.

Las elevaciones y cordales del sector central guardan menos relación con la estructura y son típicas de las regiones tabulares, con direcciones Este-Oeste (Prado del Marqués, Santofirme, Castillo, La Degollada, peña Cabrera, Valdefuentes, etc.), Norte-Sur (pico Fario, Curiella, Llano Ferrero, etc.), Noroeste (Llugarón, Cual Mayor) y Noreste (El Cordal, peña Los Cuatro Jueces, Deva, La Cobertoria, Pelapotros, etc.). Por último, las elevaciones ligadas a las fallas del borde Sur, llevan dirección Este-Oeste (peña Celles, Las Cruces, peña Careses). Esta última está constituida por caliza de montaña Carbonífera principalmente, asomando bajo la cobertera de rocas Pérmicas y Jurásicas por el movimiento de dichas fallas.