Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Asturias
Picos de Europa
Índice
Publicidad

Los Picos de Europa son las montañas más espectaculares de Cordillera Cantábrica y, casi con seguridad, de la península Ibérica. Se trata de un horst complejo de calizas masivas carboníferas muy realzado por la tectónica alpina Se elevan entre la depresión prelitoral las cuencas interiores cántabras (La Liébana y cabe distinguir dos bloques: uno septentrional, con altitudes entre 1.000 y 1.400 m (plataforma del Enol), y otro meridional, de más de 2.500 m de altitud, muy afectado por el glaciarismo. El macizo aparece tajado por profundos cañones, de hasta 1.000 m de profundidad entre paredones verticales, que separan altas cumbres como las de Torrecerredo (2.648 m) y el mal llamado Naranjo de Bulnes (2.519 m). La peculiaridad más llamativa de estos picos es el generalizado desarrollo de las formas cársticas, retocadas más tarde por la acción glaciar.

Con una superficie de unos 150 km2 en el extremo oriental del macizo Asturiano, los Picos de Europa forman la unidad más destacada de su vertiente marítima. Desde el punto de vista morfoestructural pueden definirse como un horst complejo de calizas masivas carboníferas muy realzado por la tectónica alpina, en el que cabe distinguir dos escalones: uno, septentrional, con altitudes en torno a los 1.000-1.4000 m y cuyo sector más significativo es la plataforma del Enol, y otro meridional, realzado hasta los 2.500-2.600 m, muy afectado por el glaciarismo pleistoceno. 

Los Picos de Europa aparecen tajados por imponentes cañones, del orden de los l.000 m de profundidad, recorridos por ríos que proceden, en su mayor parte, de las montañas de la divisoria, y que delimitan tres macizos: al Este, entre el Deva y el Duje (Duxe), el Macizo Oriental o de Andara, cuyas altitudes no sobrepasan los 2.300 m; en el centro, entre el Duje y el Cares, el Macizo Central o de los Urrieles, con las mayores cotas de la cordillera, como Peña Vieja (2.616 m), Torrecerredo (Torre Cerréu) (2.648 m) o el Naranjo de Bulnes (Picu Uniellu) [2.519 m], y al oeste, entre el Cares y el Sella, el Macizo Occidental o de Cornión, que incluye los picos del mismo nombre y la plataforma del Enol. La peculiaridad más llamativa de la morfología de estos picos es el generalizado desarrollo de las formas cársticas, retocadas más tarde por el modelado glaciar y periglaciar que asimismo caracteriza a todo el conjunto.

Limitan al Norte con el macizo de las Sierras Planas, mediante los ríos Güeña, Casaño y Cares entre Cangas de Onís y Panes. Por el Oeste con las Sierras Surorientales a través del río Sella, entre el desfiladero de Los Beyos y Cangas de Onís. Por el Sur con la línea divisoria con la provincia de León. Abarca parte de los concejos de Amieva, Cangas de Onís, Onís, Cabrales, Peñamellera Alta y Peñamellera Baja.

Se pueden distinguir en la morfología de este macizo dos áreas, Norte y Sur, claramente diferenciadas en el Oeste y de límites más difusos en el Este. El área Sur coincide con lo que tradicionalmente se han considerado los tres macizos Occidental, Central y Oriental de los Picos de Europa, que realmente destaca como una mole homogénea de acumulaciones calcáreas.

El área Norte es una franja estrecha que rodea a los tres macizos, comprendiendo las cercanías de Covadonga y la cuenca de Gamonedo-Cabrales. El área Sur está limitada al Oeste por el río Sella y al Norte por una línea desde Carbes, La Riera, Teleña, Gamonedo, sierra de Covalierda, Fuente de Los Brazos, La Molina, Canal Negra, río Cares, Poncebos, río Duje, Tielve, arroyo de La Caballar y Collado de Pirué. Los montañeros lo han dividido siempre en tres macizos: Occidental o de Cornión, entre los ríos Sella y Cares, Central o de los Urrieles, entre los ríos Cares y Duje, cuya unión se efectúa en puente Poncebos y el Oriental o de Andara, entre los ríos Duje y Deva. En todos ellos aumenta la altitud de Norte a Sur, alcanzándose las cotas más elevadas en el límite con las provincias de León y Santander.

El área Norte del macizo de Picos de Europa, desde Carbes al alto de Pirué, tiene un relieve mucho más suave, por debajo de los 1.400 m. Al Este del Cares está recorrido por los ríos Reinazo Tabardín, Casaño, Cares, Tajadura, Rugel y Deva. Su mayor elevación está en la sierra de Tielve en Callada Hermosa (1.425), descendiendo hacia el Este por la Horcadura del Canto (1.269), Vigueras (1.318), Pico de Tiro (1.006) y hacia el Oeste por Carraspión (1.116), Cabezo de Trescasares (1.394), Pandescura (l.001), Cuetos Negros (609), sierra de Següenco (741), etc. Es aquí donde se encuentra la mayor parte de los asentamientos urbanos (Sames, Vis, Tomín, Següenco, La Riera, Abamia, Teleña, Con, Babia, Demués, Ortiguero, La Molina, Berodia, Inguanzo, Oceño, Mier, Robriguero, Panes, Suarias, Cuñaba, San Esteban y Merodio), ya que en el interior de los macizos sólo existen contados núcleos urbanos, Amieva en las estribaciones del Camión, Bulnes en el Macizo Central y Sotres al pie de los Picos de Andara

Constitución geológica

La constitución geológica es el factor fundamental que condiciona el relieve de los Picos de Europa, influyendo la litología, la estructura y los procesos de modelado glacial. Existe una clara diferenciación entre las dos áreas, Norte y Sur, que se debe a las diferencias del sustrato, o sea, de la sucesión sedimentaria que constituye dichas áreas. En el área Norte, en la base de la secuencia aparecen las calizas y pizarras Cámbricas de Láncara y Oville, visibles sobre todo en la parte occidental, cerca del río Sella, como Vis y Carbeso Sobre ellas se deposita la cuarcita armoricana del Ordovícico que llega a alcanzar varios cientos de metros de espesor, formando relieves como Las Cueñas (742) y Peña Utre (1.048) en el concejo de Cangas de Onís y Porra de los Monteras (742) y Cueto Mayo (671) en el de Amieva. Encima de las cuarcitas Ordovícicas, a cuya masa se incorporan las areniscas del Devónico superior (formación Ermita), que pueden alcanzar más de 100 m. de espesor, se encuentran las calizas rojas «griotte» de Carbonífero (formación Genicera) de unos 25 m. de espesor y que suele dar collados y zonas deprimidas. Se le superpone la caliza de montaña, constituida aquí solamente por el tramo de calizas negras, fétidas, de grano fino (formación Barcaliente), con 200-300 m. de espesor, originadora de los principales relieves como por ejemplo en el concejo de Amieva el Pico Corona (1.035), en el de Cangas de Onís, la sierra de Cuao (643), y Cuetos Negros (609). En el concejo de Onís, Pandescura (1.044), en el de Cabrales, Cabezo Cogollo (608), Peña Crimienda (1.247) y Peña Barreda (1.416). En Peñamellera Alta, Carraspión (1.116), Vigueras (1.318) y Tajadura (1.425) y en Peñamellera Baja, Horcadura del Canto (1.267) y Tormo (1.185).

Sobre la caliza de montaña se encuentran unas calizas del Carbonífero superior llamadas de Picos de Europa, que hacia el Este son muy potentes, superando los 800 m. y hacia el Oeste se adelgazan mucho. Entre los relieves que originan en la parte oriental podemos citar la Cabeza Alta de Molleda (838) en Cabrales y el Camizoso (868) en Peñamellera Baja.

Sobre las calizas de Picos de Europa descansa en discordancia una sucesión pizarrosa con intercalaciones de calizas, de edad Estefaniense (formación Cavandi), la cual puede tener calizas en su base (calizas de Puentellés). Estas formaciones suelen dar tierras deprimidas en las que se asientan poblaciones como Arenas de Cabrales, Sames, Gamonedo, Demués, etc.

En el extremo oriental, se encuentra sobre este basamento plegado, la cobertera post-Herciniana que comienza con areniscas, arcillas y arenas del Pérmico, cuyo espesor sobrepasa los 500 m. y que da lugar a pequeñas elevaciones, como Pico de Casares (330) en Peñamellera Baja. Por último sigue una secuencia discordante del Cretácico superior constituida por alternancias de calizas, margas y areniscas que originan áreas deprimidas con poblaciones asentadas (Merodio, El Mazo, etc.) o a pequeñas elevaciones calizas como Pico de Campana (343) o Peña Cornosa (439) en Peñamellera Baja.

La estructura, tanto del área Norte como de la Sur es en escamas, o sea, fallas inversas inclinadas hacia el Norte en que las unidades septentrionales se superponen a las meridionales. En la parte baja de las unidades se encuentran, o bien las calizas de Láncara y pizarras de Oville, como ocurre en la parte occidental, o las calizas Carboníferas como ocurre en la parte oriental, lo que da lugar a alineaciones con relieves más acusados, constituidas por cuarcita Ordovícica y caliza de montaña en la parte occidental y por caliza de montaña, caliza de Picos de Europa o caliza de Puentellés en la oriental. Por ejemplo, cerca de Abamia, las alineaciones son de caliza de montaña, en La Molina, de caliza de Puentellés, y en Carreña, de calizas de Picos de Europa.

En el área Sur, la litología es mucho más monótona. Las calizas de Láncara y pizarras de Oville, de Cámbrico medio-superior, solamente aparecen en Sotres, debido a una escama, desapareciendo lateralmente; y las cuarcitas Ordovícicas afloran nada más que en la alineación Covadonga-Camarmeña. El resto de los Picos de Comión, Urrieles y Andara está formado por enormes masas de calizas, superpuestas de Norte a Sur, con escasas intercalaciones de pizarras. La base de las escamas o unidades cabalgantes está formada por la caliza «griotte» roja del Carbonífero (formación Genicera) de 25 m. de espesor, seguida por 300 m. de calizas negras y fétidas (formación Barcaliente) y otros 300 m. de calizas grises y blanncas de grano fino (formación Valdeteja). Se le superponen 800 metros de calizas grises y rosadas, con intercalaciones de silex y niveles rojos en la parte superior (formación Picos de Europa). Por último, en discordancia aparecen pizarras con intercalaciones de conglomerados calcáreos del Estefaniense (formación Cavandi). En el interior de los Picos de Europa aparecen asimismo retazos de sedimentos Pérmicos de color rojo que suelen dar zonas deprimidas.

La caliza de montaña, y sobre todo la formación Barcaliente, es el tramo más resistente y que se encuentra en la mayor parte de los relieves importantes del área Sur como ocurre en el concejo de Amieva, en Valdepinos (1.744), Cumbre los Cuebros (1.198) y en el concejo de Cangas de Onís, Peña Santa de Enol (2.302), la sierra de Covadonga (941), Monte Auseva (835), Cruz de Priena (722), Porro de Jalau (1.543) y Aliseda (2.129). En el concejo de Cabrales, Lloroso (1.792), Dobresengros (2.395), Peña Maín (1.609), Amuesa (1.456), Pico Albo (2.442), Cabezo Tortorio (2.162), Pico del Moro (1.883), Mazarrasa (2.158), Cortés (2.370), Juan de la Cuadra (2.253), Arenizas (2.281), Tesorero (2.570), etc.

La caliza de Picos de Europa está menos representada en los picos importantes, aunque constituye algunos de los más elevados, como el Torrecerredo (2.648), Tabla de Lechugales (2.441), Jierro (2.426), Valdominguero (2.266), Naranjo de Bulnes (2.559), Peña Castil (2.444) Y Cabezo de Cubo (1.650) en el concejo de Cabrales, Porra de Enol (1.274), Cebolleda (2.030) y Cotalba (2.044) en el de Cangas de Onís y Cabeza de la Teja (1.230) en el de Amieva.

La estructura del área Sur de los Picos de Europa, al igual que la del área Norte es en escamas, con unidades superpuestas de Norte a Sur. Sin embargo, al ser la litología tan diferente, las unidades aquí son de mayor envergadura y en su parte baja se encuentra o bien la formación Genicera, o la caliza de montaña, aunque también puede estar la caliza de Picos de Europa. Estas unidades tienen un espesor entre 1 y 3 km., y se continúan lateralmente decenas de km. con dirección Noroeste-Sureste en Cornión, Este-Oeste en Urrieles y Suroeste-Noroeste en Andara, lo que condiciona las alineaciones del relieve, observadas en las sierras de los tres macizos. Cuando los cabalgamientos se encuentran sobre las pizarras y conglomerados de la formación Cavandi, como sucede por ejemplo en los lagos de Covadonga, se forman depresiones, más o menos amplias según la extensión de las pizarras. Esto se observa también en numerosas vegas y majadas, como son las vegas de la Piedra, Ceñal, Balbín, Vega Maor, Vega de Ario, Vega Redonda, Ostón, etc. Cuando el contacto se efectúa entre calizas, las depresiones no existen o están poco marcadas. A veces, los contactos cabalgantes han sido reactivados en época Alpina y se sitúan sobre materiales post-Hercinianos del Pérmico, constituidos por calizas y pizarras (formación Viñón), o areniscas rojas y pizarras (formación Villaviciosa), que suelen dar lugar a depresiones, como aquella en que se sitúa el núcleo urbano de Sotres, o altos entre montañas, como los de Pirué y Pandébano.

Por otra parte, la acción kárstica debida a la disolución de las enormes masas de calizas, ha dado lugar a numerosísimas «dolinas», denominadas «jous» en el macizo, a veces de grandes dimensiones, llegando a constituir «poljés» de fondo plano como la Vega de Comeya. Los jous han sido posteriormente profundizado s por la acción del hielo. Asimismo son característicos, el «lapiaz» o conjunto de formas superficiales de disolución que se observan en todas las masas calcáreas, las simas, cuevas, valles de hundimiento, sumideros, turgencias, etc.

El macizo Occidental o de Cornión

El macizo Occidental o de Carnión, compartido con la provincia de León, se encuentra hendido en su parte Sur por el río Dobra, afluente del Sella, que sigue desde su nacimiento hasta La Jocica, una importante fractura de dirección Noroeste-Sureste, y aísla de la parte principal del macizo a las elevadas peñas de Beza (1.964) y Canto Cabronero (1.998) y a las sierras de Amieva (1.228), que quedan entre él y el Sella, mientras que hacia el Este se elevan enormes murallones en los que se sitúa el mirador de Ordiales (1.691), colgando 1.000 m. por encima del Dobra y las praderías de Angón. Aunque el pico más elevado de este macizo, Peña Santa de Castilla (2.596), está situado en la provincia de León, en el límite entre ésta y Asturias se sitúan elevaciones importantes como son las citadas peñas de Beza, Garita Cimera (2.250), Torre de La Cabra Blanca (2.327), Toorre del Torco (2.450), Torre de la Canal Parda (2.369), Torre de los Traviesos (2.396), Torre de los Cabrones (2.290), La Verdelluenga (2.129), Jultayu (1.935), etc. En la vertiente asturiana del macizo Occidental, las elevaciones van descendiendo según alineaciones Noroeste-Sureste, como por ejemplo la que desde la Torre del Torrco (2.450) contiene las Torres de Cebolleda (2.438), El Requexón (2.170), Cotalba (2.028), Treyeres (1.675), Porru los Machanes (1.555) y Mesa del Naipe (1.396), sobre la confluencia de los ríos Dobra y Junjumía, en un recorrido de unos 10 km., lo que indica una pendiente media del 10%.

El área situada al Oeste del río Dobra tiene un relieve más suave, comparable al del área Norte de Picos de Europa, y está recorrida por el arroyo La Redonda, río Pandiello y arroyo Colín, todos ellos afluentes del Sella y que dan lugar a alineaciones Este-Oeste en el relieve.

En el extremo Noroeste de los Picos de Cornión el relieve es algo más suave y en él se encuentran instalados los lagos de Covadonga o lagos Enol y Ercina, como testigos de la actividad glacial en los Picos de Europa. Estos lagos se han conservado sobre pizarras impermeables del Carbonífero superior, siendo represados por las morrenas terminales y laterales de las lenguas de hielo que ocuparon los valles de este macizo en el periodo glacial Würmiense, hace unos 15.000 años. A pesar de que la erosión posterior ha eliminado una gran parte de estos restos, aún se conservan numerosas acumulaciones de este origen.

Los picos de Cornión están recorridos por diversos afluentes del río Dobra, como son el Junjumía y Redemuña. A este último van a parar el Pelabarda, Resecu y del Osu. Por el Norte, penetra en ellos el río Casaño, que nace en el Llanguiellu y es afluente del río Cares, así como el río Covadonga. Debido a la acción kárstica, la mayor parte de estos ríos o arroyos llevan poca agua y su actividad erosiva es muy escasa.

El macizo Central o de los Urrieles

El macizo Central o de los Urrieles asciende desde el río Cares, en la parte asturiana, por una impresionante pared, llamada Murallón de Amuesa que se eleva desde los 250 m. del nivel del río hasta los 1.444 del Collado de Amuesa. En este macizo se encuentra la cima más elevada de la cordillera Cantábrica, el Torrecerredo (2.648) en el límite con la provincia de León. Entre sus elevados picos podemos citar el Dobresengros (2.390), de los Cabrones (2.553), Torre Bermeja (2.606), Torre de Coello (2.584), Arenizas (2.545), Torre de Horcados Rojos (2.506), Pico Tesorero (2.570), Pico de Santa Ana (2.533), Pico de las Moñetas (2.554), Torre del Oso (2.460), Torre de la Párdida (2.572), Neverón de Urriello (2.559), Neverón del Albo (2.430), Piico Albo (2.442), Naranjo de Bulnes (2.519), Peña Castil (2.444), Tiro Navarro (2.601), El Escamellao (2.074), etc.

En la parte Norte desciende rápidamente el relieve hasta llegar a los restos de una superficie plana en Amuesa y Peñas de Maín, de unos 1.600 m. de altitud, que se extiende por el Sur hasta los collados de Amuesa y Pandébano.

Se encuentra cortado en dirección Norte-Sur por el río de Bulnes, que se continúa por la Canal de Balcosín y Jou Luengo hasta el Urriellu o Naranjo de Bulnes. El resto de los valles son hendiduras muy empinadas llamadas «canales», que descienden rápidamente hacía los ríos Cares o Duje.

El macizo Oriental o de Andara

El macizo Oriental o de Andara es el más reducido y con menores elevaciones de los tres, encontrándose en Asturias sólo una pequeña parte del mismo. Su límite oriental asciende desde el río Duje hasta el pico Cortés (2.370) y el collado de Pirué, bajando de nuevo al Duje por el arroyo de La Caballar. El relieve del tramo Norte, a partir del collado Barreda es mucho más suave.