Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Aceite de oliva
Uso alimentario
ÍNDICE
Publicidad

Los aceites de oliva se usan en crudo para condimentar ensaladas, gazpacho y otras sopas frías. También se ingiere empapando el pan, por ejemplo en el pan tumaca receta típica catalana. Es en crudo donde conserva todas sus propiedades, pues con el calentamiento pierde algunas de ellas.

En España, especialmente en la regiones productoras, se usa para freír. Si no se calienta en exceso, si no llega a "humear", se puede usar varias veces. Está comprobado que el Aceite de Oliva Virgen es ideal para las frituras pues resiste las altas temperaturas y así lo podemos utilizar un mayor numero de veces en nuestra cocina.

Es auténtico zumo de aceitunas sanas, completamente natural, sin aditivos ni conservantes. No ha sufrido proceso alguno de refinado, sus propiedades beneficiosas para la salud y para la alimentación justifican ampliamente el precio de este producto regalo de la naturaleza.

Consejos y recomendaciones

  • Las ensaladas y verduras deben aliñarse primero con aceite de oliva y sal, y luego con vinagre o limón. Añadiendo primero el aceite se proporciona una capa protectora que evita que las verduras se marchiten.

  • El aceite de oliva es excelente para untar las carnes hechas en barbacoa, ya que ayuda a conservar los jugos naturales.

  • Hacer la carne a la brasa con aceite de oliva añade sabor mientras la carne se está dorando. Los ingredientes deben cocinarse a fuego lento y con poco aceite.

  • Cualquier carne, pescado o verdura frito en aceite de oliva gana en sabor, ya que el aceite evita que la comida se pegue y resulte grasienta.

  • La carne marinada en aceite de oliva antes de su preparación quedará más sabrosa. Como el aceite de oliva es un producto muy delicado, facilita la mezcla de hierbas aromáticas y especias

  • Para disfrutar de un aperitivo delicioso, unte un poco de ajo en un pan tostado y luego añada un chorrito de aceite de oliva.

  • Un poco de aceite de oliva en el agua de cocer la pasta evitará que se pegue.

  • Sofría las carnes y verduras durante unos minutos con aceite de oliva y sazónelas hasta que estén tiernas.

Para aliñar

Aceite de oliva virgen y extra virgen

Para apreciar mejor el exquisito sabor y aroma del aceite de oliva extra virgen utilícelo crudo para añadir cuerpo, intensidad y profundidad a los platos. Se mezcla perfectamente con hierbas y especias. Le sugerimos que ponga en práctica estos simples consejos:

  • Utilícelo para marinar
  • Añada aceite de oliva a los platos picantes
  • Solo o mezclado con hierbas y especias es exquisito para mojar pan
  • Unte las verduras, carne, pollo o pescado a la plancha justo antes de servir
  • Añádalo a los alimentos previamente cocinados en aceite de oliva para intensificar su sabor

Para saltear

Aceite de oliva virgen o aceite de oliva

Es esencial hacerlo a altas temperaturas ya que si la temperatura no es la adecuada, los alimentos no se dorarán sino que se harán al vapor y no resultarán tan jugosos.

  • Añadir el aceite a la sartén cuando ésta ya esté caliente
  • Lave y seque las verduras o la carne antes de ponerlas en la sartén
  • Nunca llene la sartén en exceso.
  • Deje que los alimentos se doren antes de moverlos o darles la vuelta.

Para freír

Aceite de oliva

El aceite de oliva es estupendo para freír. A diferencia de otros aceites puede alcanzar altas temperaturas sin descomponerse y sin producir compuestos tóxicos. Cuando los alimentos se fríen a la temperatura adecuada el aceite forma una corteza que los mantiene jugosos. Freír con aceite de oliva es mucho más sano y más sabroso.

El aceite de oliva, a diferencia de otros aceites, aumenta de volumen cuando es sometido a temperaturas elevadas; esto favorece que, a parte de no degradarse, sean necesarias cantidades inferiores.

  • Para freír la temperatura del aceite debe estar muy alta, 180ºC-190ºC (350ºF-375ºF). Los alimentos rebozados o empanados se deben freír entre 155ºC-170ºC (310ºF-340ºF).
  • Controlar siempre la temperatura; el punto exacto de fritura es el llamado punto de humo, que en el caso del aceite de oliva ronda los 170ºC. Si la temperatura supera ese valor, el aceite comienza a desnaturalizarse, se rompe su estructura y se generan incluso compuestos tóxicos.
  • Utilice bastante aceite. Si fríe con poco aceite los alimentos se cocinarán de forma desigual y correrán el riesgo de quemarse.
  • Deje que los alimentos se doren antes de moverlos o darles la vuelta.
  • Cubra o reboce los alimentos justo antes de freír.
  • Mientras fríe mantenga el aceite a la temperatura adecuada.
  • Si el aceite quedó turbio por una fritura anterior ya que a veces pasa, puede hacerse lo siguiente: calentar el aceite turbio y freír en él una ramita de perejil y cuando está tibio casi frío se cuela, preferiblemente haciéndolo pasar por un filtro de café.
  • Para obtener alimentos rebozados o empanados más dorados y crujientes añadir una cucharada de agua (mejor con gas, selz o cerveza) por cada huevo del rebozado antes de empanar. Inmediatamente después de freír, escurrir los alimentos sobre un papel absorbente para eliminar el aceite impregnado.
  • Para que el aceite no salte durante la fritura puede colocarse una cáscara de huevo bien limpia mientras se fríe.
  • Nunca se debe mezclar aceite usado para freír con aceite nuevo ya que no se obtiene ningún beneficio del aceite fresco. Tampoco debe mezclarse aceite de oliva con otros tipos de aceite ya que tienen distintos puntos de humo y la mezcla sólo alterará todas las propiedades sin obtener ningún beneficio.
  • Jamás freír alimentos mojados y en caso de los naturalmente húmedos, como las patatas, antes de ponerlas a freír sécalas con un paño o papel absorbente para que por lo menos la humedad superficial del alimento no entre contacto con el aceite. Quedarán más doradas y crujientes, se preservarán mejor las propiedades y cualidades del aceite de oliva y salpicará menos.
  • Filtrar siempre el aceite de oliva después de cada fritura, de esa forma se evita que queden restos de alimentos.
  • Conservar el aceite usado en un lugar seco, fresco y oscuro permitirá su reutilización al menos tres veces más.

Para repostería

Utilice aceite de oliva o un aceite de oliva virgen suave.

Como alternativa saludable la próxima vez que vaya hacer repostería sustituya la mantequilla por aceite de oliva o aceite de oliva virgen.

Para lograr un pastel suculento y de delicada textura sustituya la mantequilla o margarina por un aceite de oliva suave. El aceite de oliva da un sabor delicioso y ligero a los pasteles, panes y muffins.

El pan hecho con aceite de oliva tiene menos gluten, resulta más jugoso y tarda más en estropearse.

Para repostería es preferible usar aceites suaves.

El aceite de oliva extra virgen se puede utilizar para hacer ciertos panes y dulces a los que no afectará su sabor intenso, sin embargo no es recomendable para hacer pasteles.

Para marinar

Aceite de oliva, aceite de oliva virgen y extra virgen

El aceite de oliva mezclado con hierbas y especias resulta en una marinada perfectamente homogénea que penetra en los alimentos. El sabor de las marinadas, salsas y vinagretas resulta más intenso cuando se hacen con aceite de oliva virgen o extra virgen. Cada variedad de aceite de oliva posee unas características únicas en cuanto a sabor, aroma y grados de acidez. Elija el que mejor se adapte a sus platos.

Para hacer a la parrilla

Aceite de oliva, aceite de oliva virgen y extra virgen

Con una brocha unte aceite de oliva en las verduras, carne, pollo y pescado antes de hacerlos a la parrilla para que conserven sus jugos naturales.
Añada aceite de oliva virgen o extra virgen a las verduras, carne, pollo o pescado en el momento de servir y resultarán más sabrosos.

Sugerencias

Aceite para mojar: se echa un poco de Aceite Extra Virgen de Oliva en un plato o cuenco, se añade una pizca de sal y pimienta. Se moja pan de leña en el Aceite Extra Virgen de Oliva, acompañado por un racimo de uva fresca y... buen apetito. Es apropiado para acompañarlo, un vino tinto joven.

Pan untado: se cortan algunas rebanadas de pan de leña. Se rocían con Aceite Extra Virgen de Oliva abundante y una pizca de sal. Se puede tomar como merienda acompañado de una nueces.

Pan y aceite: se disponen algunas rebanadas de pan de leña en una bandeja. Se rocía con unas gotas de vinagre aromatizado y Aceite Extra Virgen de Oliva, vertido siempre en gotas, para crear una auténtica “obra de arte”, y pimienta verde triturada. Ponemos queso de oveja encima de las rebanadas y lo acompañamos de un vino tinto joven.

Salsa de yogur: se añade un hilo de Aceite Extra Virgen de Oliva, cebolleta, sal y limón exprimido en un tarro con yogur natural. Se puede usar la salsa conseguida para aderezar cualquier manjar a discreción, desde hortalizas a carnes.

Con quesos: Se vierte un hilo de aceite sobre quesos frescos, tanto de vaca como de oveja, con añadidura de ajedrea; el resultado es realmente asombroso.