Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Aceite de oliva
El olivo
ÍNDICE
Publicidad

El aceite de oliva tiene efectos muy beneficiosos para la salud, así por estudios se ha demostrado que el aceite de oliva, es efectivo para reducir el colesterol en la sangre, disminuyendo el riesgo de cardiopatía isquémica –angor e infarto-, además de tener un efecto beneficioso sobre la tensión, prevenir la formación de coágulos. Produce un perfil lipídico más favorable lo que conlleva una disminución del riesgo de arterioesclerosis. También protege del cáncer de colon y mama y previene del envejecimiento de nuestros tejidos.

Existen datos que apuntan que el aceite de oliva virgen es beneficioso para hacer frente a otros factores de riesgo cardiovasculares, como la diabetes. Varios estudios realizados sobre pacientes con diabetes mellitas tipo II, han demostrado que una dieta mediterránea rica en aceite de oliva, baja en grasas saturadas, moderadamente rica en hidratos de carbono y fibra soluble proveniente de frutas, vegetales y cereales, constituyen una dieta muy eficaz para estos pacientes. Esta dieta mejora el control de la glucosa en sangre, y reduce la concentración de lipoproteínas aterogénicas existentes en los diabéticos, aumenta la sensibilidad a la insulina y reduce la tensión arterial tanto sistólica como diastólica. Todo ello en conjunto aporta una disminución del riesgo de daño arterial así como un mejor control de la diabetes con todos los beneficios que ello aporta (37-39). Se han realizados estudios han demostrado que dietas enriquecidas en ácidos grasos monoinsaturados han sido beneficiosas para el control glucémico en pacientes con intolerancia a la glucosa o diabetes mellitus tipo II al ponerse de manifiesto in vitro que estimulan específicamente la hormona antidiabética péptido-1 glucagón-like (GLP-1) (40) .

De la parte no grasa del aceite, que representa el cinco por ciento del producto, se conocen unas cuatrocientas sustancias distintas, aunque posiblemente existan muchísimas más. Son los micronutrientes, donde, posiblemente, radique su efecto antioxidante, su valor como protector contra el cáncer y preventivo sobre el deterioro intelectual, entre otros. Si admitimos que la oxidación es el origen o fundamento de las enfermedades crónicas, como el cáncer o Alzheimer, y el aceite de oliva virgen extra tiene efecto antioxidante, concluiremos que, su consumo ayuda a prevenir estas enfermedades.

Se han realizado investigaciones en la Universidad Autónoma de Barcelona que han demostrado cómo el aceite de oliva disminuye la proliferación de las células del cáncer de mama. Otros experimentos realizados por científicos del ICO (Instituto Catalán de Oncología) han demostrado que el ácido oleico reduce de forma importante los niveles del oncogén erb B-2, presentes en el cáncer de mama y asociados a tumores agresivos con pronóstico poco favorable. El ácido oleico no sólo anuló la expresión del gen, sino que aumentó la eficacia del tratamiento con anticuerpos monoclonales cuyo objetivo es el gen erb B-2.

Se puede concluir que, no sólo este producto, sino todos los que componen la dieta mediterránea protegen de este tipo de cáncer y del de colon, así como el cáncer de próstata. Las poblaciones que consumen más cantidad de aceite de oliva extra, como la población mediterránea, desarrollan en menor medida tumores gastrointestinales, de mama o próstata. Los pacientes que tras un tratamiento contra el cáncer, continúan consumiendo una dieta rica en aceite de oliva, evolucionan de forma más favorable. Además se ha demostrado que las mujeres enfermas de cáncer de mama, que consumen abundante aceite de oliva virgen extra en su dieta, reducen a la mitad la expresión del oncogén clave, mientras que si toman otro tipo de aceite, la expresión del oncogén se ve elevada.

El motivo por el que el aceite de oliva resulta eficaz, y por tanto beneficioso, en evitar la aparición y evolución de ciertos tipos de tumores es su perfil en ácidos grasos, sobretodo ácido oleico monoinsaturado y con cierta presencia de poliinsaturados, y su gran poder antioxidante, al ser rico en antioxidantes naturales.

ADVERTENCIA: Atención, si usted está enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.

Propiedades del aceite de oliva

El aceite de Oliva Virgen es un zumo de fruta natural que conserva el paladar, perfume, vitaminas y todas las propiedades del fruto del que procede, siendo además el único aceite vegetal que puede consumirse directamente virgen y crudo.

Su valor calórico es de 9 calorías por gramo (la misma proporción que cualquier otra grasa animal o vegetal).

Las grasas son nutrientes indispensables para nuestro organismo. Su función es sobretodo energética. Aportan la energía que nos permite desarrollar actividades físicas e intelectuales y, además, son una fuente de calor.

Además de hacer las comidas más apetitosas, las grasas poseen un indiscutible valor biológico ya que los tejidos necesitan de los lípidos para desarrollar su actividad. Además, como algunas vitaminas (A, D, E, K) sólo son solubles en las grasas, forzosamente dependen de los lípidos para ser absorbidas.

Los lípidos están formados por ácidos grasos que pertenecen a dos grandes grupos:

De estos ácidos grasos presentes en los aceites vegetales, hay dos que resultan fundamentales para la vida humana: El ácido oleico (monoinsaturado), que forma el 80% del aceite de oliva virgen, y el ácido linoleico (poliinsaturado) también presente en el aceite de oliva virgen, que es fundamental para nuestro organismo.

El colesterol es una sustancia grasa contenida en los organismos animales que ejerce un importante papel en las funciones vitales. Muchas hormonas de nuestro organismo, imprescindibles para la vida, se obtienen en el cuerpo humano a partir del colesterol.

Las grasas y el colesterol, para ser transportadas por la sangre, se coligan con proteínas formando unas asociaciones moleculares que llamamos lipoproteínas:

El “colesterol malo” (LDL) se asienta en las paredes internas de las arterias, en forma de placas de ateroma, estrechándolas y convirtiéndose en un factor causante de la ateroesclerosis, que es una forma de arteriosclerosis, con el riesgo que esto conlleva para las enfermedades cardiovasculares.

El aceite de Oliva Virgen, por la cantidad de ácido oleico que contiene, se considera la grasa ejemplar. El ácido oleico aumenta el “colesterol bueno” (HDL) que ejerce un papel protector, ya que transporta el “colesterol malo” -depositado en las arterias- hasta el hígado para su eliminación, reduciendo los riesgos de trombosis arterial y de infarto.

En resumen, los efectos beneficiosos del aceite de oliva virgen sobre el organismo son:

  • Aparato circulatorio: nos ayuda a prevenir la arteriosclerosis y sus riesgos.

  • Aparato digestivo: produce una mejora en el funcionamiento del estómago y del páncreas.

  • Piel: posee un efecto protector y tónico de la epidermis.

  • Sistema endocrino: ayuda a mejorar nuestras funciones metabólicas.

  • Sistema óseo: estimula el crecimiento y ayuda a la absorción del calcio y la mineralización.

El Aceite de Oliva Virgen contiene vitamina E, por lo que –debido al efecto antioxidante de ésta sobre la membrana celular- está especialmente recomendado para la infancia y la tercera edad.

ADVERTENCIA: Atención, si usted está enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.

Remedios tradicionales y populares

  • Para abandonar el hábito de fumar.

Todos sabemos que nuestros abuelos tuvieron siempre elementales y naturales medios para todos y cada uno de los problemas cotidianos. Contra el hábito de fumar podemos señalar la antigua usanza popular probada eficazmente por mucha gente (y si no nos ayuda a dejar de fumar, nos beneficiará -sin duda- en otras muchas cosas, considerando el elemento base...).

Cada mañana, en ayunas, se deben tomar 5 gotas de Aceite de Oliva Virgen Extra en una cucharilla preferiblemente de plata, ya que ayudará a no estropear la acidez del Aceite. Dicen que, poco a poco, se debería ir eliminando los peligrosos efectos adictivos de la nicotina.

  • Contra hinchazones

Machacamos un diente de ajo junto a un trozo de algodón o gasilla. Untamos la parte afectada con un poco de Aceite de Oliva Virgen y ponemos la gasilla anterior envuelta en otra gasa. Dejaremos hasta que el hinchazón se rebaje.

  • Contra el acné

Para librarse del acné, debemos lavarnos la parte afectada con jabón casero hecho a base de Aceite de Oliva Virgen y sosa.

  • Contra el reuma.

Cocer col en agua, con cebolla, zanahoria (30 ó 40 gramos en conjunto) y el zumo de un limón. Añadir unas gotas de Aceite de Oliva Virgen y tomar una taza cada hora.

  • Contra las hemorragias.

Traer del campo una hierba llamada ruda y dejarla secar. Machacarla y hacerla polvo. Aplicar este polvo a las heridas solo, con un poco de Aceite de Oliva Virgen o disuelto en cocción con un poco de agua. La hemorragia se corta y la herida sana rápidamente.

Este remedio lo utilizaban antiguamente, muy a menudo, los segadores que siempre tenían atada a su hoz una bolsita de tela con el polvo de la ruda.

  • Contra las hemorroides o almorranas.

Lavarse con agua templada o caliente la zona afectada con jabón casero hecho con Aceite de Oliva Virgen y sosa. Aclarar con agua bien fría.

  • Contra el estreñimiento.

  1. Hacer una cataplasma a base de espinacas crudas bien machacadas con Aceite de Oliva Virgen aplicándose sobre el vientre. Da buen resultado contra el estreñimiento y otras dolencias de tipo digestivo.

  2. Mezclar y tomar una infusión de manzanilla con una cucharada sopera de Aceite de Oliva Virgen.

  • Contra los cálculos o piedras de vesícula.

Para las piedras de vesícula tomarse todos los días en ayunas una cucharada de Aceite de Oliva Virgen con limón.

  • Contra la ciática.

Una cataplasma eficaz para la ciática se prepara macerando durante dos días 200 gramos de harina de maíz, 400 gramos de aguardiente, 200 gramos de higos secos triturados- machacados y 20 gramos de mostaza negra en polvo. Cuando los componentes se han embebido el alcohol y forman una pasta, ésta se extiende sobre la parte enferma untada antes con Aceite de Oliva Virgen. La aplicación durará de 2 a 3 horas.

  • Contra los sabañones.

Aplicar directamente Aceite de Oliva Virgen sobre las zonas afectadas por los sabañones.

  • Contra las quemaduras.

Para aliviar el dolor de las quemaduras frotárselas con jabón casero hecho de Aceite de Oliva Virgen y sosa.

ADVERTENCIA: Atención, si usted está enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.

Cáncer y Dieta Mediterránea

Papel del peso corporal

La obesidad es un factor de riesgo claro para el cáncer de mama postmenopáusico, cáncer de próstata, endometrio y vesícula biliar. Probablemente es también un factor de riesgo para el carcinoma de células renales y carcinoma de cérvix. El mensaje de salud pública es "evitar la obesidad y el sobrepeso". Esto se confirma mediante la relación existente entre la obesidad y enfermedades como la cardiopatía, diabetes, cálculos biliares, etc... Como se comentó en documentos anteriores, la Dieta Mediterránea es aconsejable para la prevención de la obesidad y de este modo para el cáncer relacionado con ésta.

Papel de la grasa de la dieta

Estudios de población demuestran que el consumo total de grasa se asocia con el cáncer de diferentes localizaciones, particularmente colon, mama, endometrio, ovario y próstata. Todas estas neoplasias se relacionan con la dieta de tipo occidental y con un consumo excesivo de energía. De todos modos, el mensaje de salud pública no está claro, ya que estudios prospectivos en cáncer de mama no han demostrado ninguna relación con el consumo de grasa total, y un estudio sobre cáncer gástrico sugiere el efecto protector del consumo de grasa derivada de carne y derivados lácticos, en el cáncer gástrico.

Estudios de correlación internacionales sugieren que el tipo de grasa dietética es importante en la etiología del cáncer relacionado con la grasa. El consumo de grasa animal per cápita se correlaciona positivamente con los índices de mortalidad por cáncer de colon, próstata, mama y ovario. La relación entre el consumo de grasa animal y el riesgo de cáncer colorectal es particularmente fuerte. En contraste, los índices de mortalidad por cáncer de colon son relativamente bajos en Grecia, España y el sur de Italia, donde el consumo de grasa animal es bajo y el aceite de oliva es el tipo de grasa consumida más común. Hasta ahora, las grasas y aceites vegetales se consideraban neutrales respecto al riesgo de cáncer. Pero, análisis recientes sugieren que el aceite de oliva podría tener efectos protectores contra el cáncer de diferentes localizaciones, particularmente cáncer de mama. En estudios humanos el papel de los PUFA's de la serie parece neutral respecto al riesgo de cáncer. De todos modos, el papel de los PUFA parece menos claro cuando se realizan estudios animales. Se han realizado investigaciones en animales que indican que los PUFA parecen favorecer más el incremento de riesgo de cáncer que otros tipos de ácidos grasos.

Papel de las proteínas

No hay evidencia que demuestre la relación independiente entre el consumo de proteínas y el riesgo de cáncer.

Papel de los carbohidratos complejos y la fibra dietética.

No está claro qué componente de los carbohidratos complejos totales proporciona el efecto protector que se observa. Los cereales parecen altamente protectores contra el cáncer de colon, mama, endometrio y próstata. Se ha confirmado mediante un estudio prospectivo el efecto protector de los alimentos ricos en fibra contra el cáncer colorectal. (Ver más de los carbohidratos)

Papel de la fruta y los vegetales

La evidencia epidemiológica demuestra que un alto consumo de fruta y vegetales, particularmente vegetales crudos, protege contra el cáncer de diferente localización, especialmente los del tracto digestivo y respiratorio y los cánceres relacionados con las hormonas. Tienen una acción anticarcinogénica en una amplia gama de localizaciones y no existe una correlación positiva entre el consumo de vegetales y fruta y cáncer. Contienen una variedad de agentes anticarcinogénicos: carotenoides, vitamina C y E, fibra dietética, selenio, glucosinolato, índoles, flavenoides, inhibidores de proteasas y esteroles de plantas. Hasta ahora sólo se ha demostrado la acción de las vitaminas antioxidantes y provitaminas en estudios epidemiológicos en humanos. De todas formas, parece que no es sólo un agente exclusivamente el que funciona como factor protector, sino que cada uno de ellos posee un papel protector según las circunstancias.

Papel del aceite de oliva en el cáncer

Varios estudios epidemiológicos indican que un consumo regular de aceite de oliva está inversamente relacionado con el cáncer de diferente localización. La mayoría de estudios comentan la relación entre el aceite de oliva y cáncer de mama o gástrico. A pesar de que se necesitan más trabajos de investigación, la evidencia existente de una manera consistente, aunque no concluyente, apoya el papel protector del aceite de oliva en la prevención del cáncer de mama. El papel protector del aceite de oliva en el cáncer gástrico es menos claro. La única conclusión que se puede sacar en claro por el momento en relación con la prevención del cáncer gástrico es que, el incremento en el consumo de fruta y vegetales, parece ser favorable. A pesar de que existen descubrimientos que sugieren el efecto protector del aceite de oliva en cánceres de otras localizaciones; colon, endometrio, ovario, la evidencia es limitada, porque el número de estudios es limitado, y sus resultados no pueden ser más que una aproximación a un posible efecto. De todos modos, ningún estudio demostraría un efecto del aceite de oliva como promotor tumoral.

  • Recomendaciones internacionales para la prevención del cáncer

Existe un consenso general que proporciona a la dieta un papel importante en la etiología del cáncer. La evidencia científica deriva primordialmente de estudios epidemiológicos, así como de experimentos animales e in vitro. De este modo, se sabe qué alimentos o grupos de alimentos están más fuertemente relacionados con el riesgo de cáncer que los nutrientes, y para determinados alimentos los resultados no son persuasivos o consistentes. No existen estudios de intervención bien diseñados, y estrictamente controlados en humanos que podrían apoyar con firmeza el papel de alimentos aislados o nutrientes en la prevención del cáncer. Así que la evidencia científica con recomendaciones detalladas para la prevención del cáncer es limitada.

Varias autoridades sanitarias han realizado recomendaciones dietéticas para la prevención del cáncer. La pauta reciente de la American Cáncer Society consiste en 6 puntos:

1. Evitar la obesidad.
2. Rebajar el consumo total de grasa.
3. Incluir variedad de vegetales y fruta en la dieta diaria.
4. Consumir más alimentos ricos en fibra, como cereales en grano, vegetales y fruta.
5. Consumo limitado de bebidas alcohólicas.
6. Consumo limitado de alimentos ahumados, salados y curados con nitratos.

El National Cancer Institute da recomendaciones similares, pero sus directrices difieren de las del American Cancer Society al especificar que los niveles del consumo de nutrientes en la población general (grasas no superior al 30% del total de las calorías totales y 20-30 gramos de fibra dietética diaria). Los Estados Unidos han empezado a poner en práctica estas pautas mediante un programa nacional llamado "5-a-day for better health programme", extendido a través de supermercados, restaurantes, medios de comunicación, público e investigación. Las recomendaciones son: consumir principalmente alimentos vegetales, comer cinco o más piezas de fruta y vegetales al día, y además, comer seis o más porciones de pan, cereales y fibra.

"Europ against Cancer", es un programa de la Comisión Europea que plantea una serie de recomendaciones sobre nutrición y dieta:

1. Incrementar el consumo diario de fruta fresca y vegetales, así como de productos ricos en grano de fibra.
2. Evitar la obesidad, incrementar la actividad física de un modo regular, y limitar el consumo de alimentos ricos en grasa.
3. Reducir el consumo de alcohol.

Entre los resultados de la conferencia WHO de Noviembre de 1996: "Nutrition in prevention and therapy of cancer", como pauta general para reducir el riesgo de cáncer se comentó que la fruta, vegetales y cereales integrales deberían ser los componentes principales de la dieta diaria. Para contribuir a la reducción del riesgo de cáncer, se debe evitar la obesidad, consumo elevado de alcohol, así como llevar a cabo una actividad física regular. Además, se estableció que no existe ninguna dieta con la cual se pueda curar el cáncer de colon, mama y pulmón.

ADVERTENCIA: Atención, si usted está enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.