Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
·-Cócteles y bebidas combinadas-·
Dosificador
ÍNDICE
Publicidad

Definición

El dosificador o vertedor es un un dispositivo que sirve  la cantidad de licor necesaria para cada ocasión. Es como un tapón con un tubo hueco y arqueado de unos 3,5-5 cm de largo por el que sale el licor en un chorro continuo y homogéneo que facilita controlar la dosificación. Este accesorio se ajusta en el bocal de la botella para facilitar su uso.

Cualquier barman que se precie coloca vertedores de bebida a la mayoría de sus botellas de licor, especialmente en las usadas con más frecuencia, ya que la experiencia adquirida le permite prescindir de los vasos  medidores.

Tipos de vertedores

Entre los vertedores se pueden distinguir dos tipos, los de flujo libre y los dosificadores.

Los vertedores de flujo libre son los más sencillos, consta simplemente de un tapón que se adapta al cuello de la botella y de un tubo que lo atraviesa. Dicho tubo describe una curvatura en lo que es el tubo de vertido. En el tapón, puede haber un pequeño orificio que lo atraviesa y permite la entrada de aire en en interior de la botella cuando se vierte el líquido para impedir la formación de borbotones y permitir la salida del liquido en un flujo continuo y homogéneo.

Los vertedores dosificadores, a su vez pueden ser de dos tipos también, los que se acoplan a la botella y los que es la botella la que se acopla. Estos vertedores funcionan como un medidor de licor y vierten la cantidad exacta de cada vez.

Los dosificadores acoplables suele consistir por un tubo arqueado que sale de un tapón que se inserta en el cuello de la botella y con un dispositivo formado por dos válvulas de apertura opuesta entre las cuales cabe una determinada y concreta cantidad de líquido, funcionando normalmente por un principio de gravedad-aire. En el mercado existen dosificadores de este tipo de diversas medidas para poder adaptarlos a cualquier receta.

Los dosificadores se sitúan fijos, con la botella con el cuello hacía abajo y con un sistema de vertido de cantidades de más voluminosas que los que se acoplan al cuello de la botella y sirven también para servir el licor directamente en el vaso, además de para confeccionar cócteles y bebidas combinadas.

La gran ventaja de los dosificadores o vertedores es la rapidez y la eficacia, puesto que permite servir con un chorro continuo y homogéneo  y facilita controlar la dosificación. Al mismo tiempo se evitan los derrames y salpicaduras propios de líquidos que salen a borbotones de la botella o del vaso medidor.

Pero los estos artilugios tampoco son una panacea, si bien según el modelo pueden llevar taponcito, lo ideal es que una botella la cerremos con su tapón si no la vamos a usar con regularidad. El dejar expuesta la bebida al oxígeno la deteriorará más rápidamente.

Normalmente los picos, o tubos de vertido, son de acero inoxidable o plástico inerte y el tapón de goma, para facilitar la adaptación a cualquier tipo de botella y el cierre lo más perfecto posible.

Cuidados

Debe lavarse y secarse diariamente asegurándose concienzudamente que no ha adquirido olores extraños; incluso los propios de la cloración del agua, especialmente aquellos dosificadores con juego de válvulas.