Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Miel
Las qabejas

Las abejas son insectos sociales que forman colonias o enjambres. Viven en colmenas que albergan a estos grupos de abejas en cifras que oscilan entre los 25.000 y 100.000 individuos. Cada enjambre consta de una reina, pequeña cantidad de zánganos y el resto abejas obreras. En el interior de la colmena hay diferentes labores a realizar, que llevan a cabo las abejas obreras en sus diferentes edades, incluso los zánganos hacen labores de suministro de alimento a larvas y generan calor cuando éste es necesario, no obstante cuando estos no son necesarios, las abejas obreras los matan y expulsan de la colmena. El principal papel de los zánganos es estar disponibles para fecundar la reina, cosa absolutamente imprescindible, ya que sin la fecundación de ésta no nacerían abejas ni reinas, solo nacerían zánganos y estos por si mismos no forman colonia, terminando por desaparecer el enjambre. Las obreras se diferencian de la reina en el tamaño y sobre todo en el hecho de que tienen los órganos sexuales atrofiados. La reina tiene el abdomen mucho más voluminoso, es de color más claro y tiene desarrollados todos los órganos, es un "insecto perfecto".

Clasificación científica

Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hymenoptera
Suborden: Apocrita
Superfamilia: Apoidea
Familia: Apidae
Subfamilia: Apinae
Tribu: Apini
Género: Apis
Especie: A. mellifera
Subespecie: varias

Razas y variedades de abejas

Las abejas domésticas pertenecen al género Apis que son un grupo de cuatro especies de insectos himenópteros sociales: Apis cerana, Apis dorsata y Apis florea, que se distribuyen las tres por el sudeste asiático y Apis mellifera que ocupa el resto del mundo.

  • Apis mellifera L. También conocida como abeja europea es la abeja doméstica y es la especie de abeja con mayor distribución en el mundo. Originaria de Europa, África y parte de Asia, fue introducida en América y Oceanía. Fue clasificada por Carolus Linnaeus en 1758. A partir de entonces numerosos taxónomos describieron variedades geográficas o subespecies que, en la actualidad, superan las 30 razas.
    • Apis mellifera mellifera. Originaria de a Europa del Norte y del centro-oeste de Rusia hasta la península Ibérica. Es de color marrón oscuro, tirando a negro.
    • Apis mellifera ligustica. Que es de origen italiana es una abeja muy popular en todas partes del mundo. Es de color clara y tiene largos segmentos amarillos sobre el abdomen. Es una abeja muy docil.
    • Apis mellifera carnica. Esta abeja originaria de los Alpes del Sur de Austria es de color marrón ó gris. Es muy popular para muchos apicultores en razón de su docilidad.
    • Apis mellifera caucasica. Esta abeja de color un poco gris plomo es originaria de los altos valles del centro del Caucasio.
  • Apis cerana. Es esta especie la que se encuentra en Asia. Tiene como parásito a la varroa pero no causa graves problemas a esta especie, aunque si a Apis mellifera. Se trata de un arácnido que se alimenta de estados inmaduros y adultos (hemolinfa). Existen en esta especie referencias tan antiguas como de Apis mellifera.
  • Apis dorsata y Apis florea. Se encuentra en las zonas tropicales de Asia. Viven en nidos abiertos al igual que las avispas. Su recolección es de forma natural. Al presentarse un único panal y ser poco productivas se realiza poco apicultura.

Las dos primeras  viven en nidos cerrados, en rocas, huecos de árboles, etc. Cabe en este momento hacer la distinción entre nido y colmena. Un nido es el albergue natural de un enjambre, siendo la colmena el albergue artificial, construido por el hombre.

Tipos de abejas

Dentro de una colonia de abejas se pueden encontrar la abeja reina, los zánganos y las obreras, cada una de ellas con una labor determinada, sin ellas la colmena no podría sencillamente existir. No se trata de individuos independientes sino interdependientes, como partes de un organismo único.

Alimentación de las abejas

Tanto las obreras como la abeja reina se alimentan de jalea real durante los primeros tres días del estado larval. Luego las obreras cambian por una dieta de polen y néctar o miel diluida, mientras que aquellas larvas elegidas para ser abeja reinas continúan recibiendo jalea real. Esto causa que la larva se convierta en pupa más rápidamente además de aumentar su tamaño y desarrollarla sexualmente. Los criadores de reinas consideran que una buena nutrición durante el estado larvario es de crucial importancia para la calidad de las reinas criadas, siendo otros factores importantes una buena genética y un número suficiente de apareamientos. Durante los estados larval y pupal, varios parásitos pueden atacar la pupa o la larva y destruirla o mutarla.

Comunicación de las abejas

La comunicación en la colonia es constante a través de feromonas, danzas y trofalaxia (intercambios bucales y de antenas entre las abejas).

Las abejas tienen un sistema de comunicación propio, que denominamos danza de la abeja, durante muchos años investigadores trabajaron tratando de descifrar el lenguaje de estos insectos. Las diferentes especies tienen adaptaciones propias del lenguaje, pero son semejantes. En 1973 Karl R. von Frisch, Konrad Lorenz y Nikolaas Tinbergen ganaron el Premio Nobel de Fisiología o Medicina luego de descifrar como a través del baile, movimientos vibratorios, las abejas indicaban la distancia y orientación con respecto al sol de la fuente de alimento.

La comunicación entre las obreras pecoreadoras se lleva a cabo mediante el comportamiento se denomina danza de la abeja. Mediante este baile, las pecoreadoras que encontraron una fuente de alimento le comunican al resto la dirección y distancia de la fuente con respecto a la colmena que pertenecen. Cabe destacar que cuando emprenden el viaje desde la colmena hacia la fuente "cargan alimento" proporcional a la distancia a recorrer, a fin de economizar y a su vez tener capacidad de carga a su regreso, es por eso, que si algún agente externo o atmosférico la desvía de su destino, la abeja no cuenta con autonomía suficiente. y salvo que encuentre alimento necesario en su camino, no es capaz de regresar la colmena y muere.