Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Sidra
La sidra en Asturias
ÍNDICE
Publicidad

La sidra es percibida en Asturias más que como una bebida, como una religión. Existe una auténtica cultura derivada de ella y de su degustación, cuyos seguidores la veneran de continuo en chigres y sidrerías. Se han publicado al menos tres vocabularios relacionados con ella, que recogen parte de la innumerable cantidad de expresiones y sentencias que su consumo ha generado a lo largo del tiempo.

"La sidra no embriaga el cuerpo sino el alma" es quizá el resumen más directo del sentir de los sidreros, que defienden a capa y espada el hacer tradicional en la sidra. Hasta el momento han resistido todos los intentos para etiquetar las botellas, cuyo origen se distingue por venir grabado en el corcho.

Tan grande es la veneración que en Asturias se siente hacia la sidra que incluso la subido de su precio se comenta y se valora como una decisión política. Su explotación industrial pasa necesariamente por la obtención de una Denominación de Origen, que se retrasa debido a que la demanda de la bebida es tan grande que los productores locales de manzana no pueden satisfacer las necesidades de la materia prima

Porque siendo mucho más que una bebida, la naturaleza de la sidra ya fue perfectamente expresado por Pedro Pascual:

"La sidra es el líquido de estas tierras gigantes, duras, recias. De estos montes vestidos de verde siempre, de los mil matices que la lluvia pone a sus faldas y a sus crestas, a veces muy nevadas, graciosamente blancas cuando el cielo quiere regalar a los montes un sombrerito de pura nieve."

Todavía en la actualidad se mantiene la desigual capacidad de producción en los diferentes concejos del Principado, situándose en el centro de la región la casi totalidad de los lagares dedicados a la fabricación de la bebida. Villaviciosa y Nava son lugares legendarios para sus seguidores, seguidos por Gijón, Carreño y Gozón.

Tradicionalmente el consumo de la sidra se produjo en dos formas diferenciadas: la espicha supone la apertura de un tonel en un día y lugar determinados al que se congregaba un número de personas habitualmente numeroso. Las tabernas o chigres, en cambio, prolongaban el consumo durante más tiempo y por parte de un público ocasional.