Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Índice
Publicidad

La planta de té (Camellia sinensis) es la especie cuyas hojas y brotes se utilizan para elaborar té. Su nombre en chino es: 茶花; pinyin: Cháhuā. Es una de las 50 hierbas fundamentales usadas en la medicina tradicional china.

La planta del té es un arbusto, tiene muchas ramificaciones, de entre 1 y 2 metros de altura, puede alcanzar incluso los 12 metros, aunque muy raramente. Las hojas son siempre verdes, lanceoladas hacia adelante e incluso del revés u oblongoovadas, de unos 4 cm de ancho y entre 3 y 12 cm de largo, sobre las que destaca una fuerte nerviación. Las flores están en grupos de 2 ó 3 o bien aisladas, de color blanco, inclinadas hacia abajo, y son aromáticas. Las flores de Camellia japonica son erguidas.

El arbusto ha crecido silvestre a lo largo de la historia, en Extremo Oriente, aunque hoy día se cultiva en muchos lugares aparte, si se hace sobre terreno poco fértil, suele ser sobre una terraza. Se suele descogollar el centro y se poda para que no supere los 2 metros de altura, facilitando así la labor de recolección. A partir del tercer año, las hojas pueden cosecharse con rendimiento.

El específico sinensis es "chino" en idioma latín. Los viejos nombres de esta especie incluyen a thea bohea, thea sinensis y thea viridis.

Origen

La planta del té procede del sur y sudeste de Asia, aunque hoy se cultiva en todo el mundo, tanto en regiones tropicales como subtropicales. Es originario de China, donde crece como arbusto silvestre de forma espontánea en los montes. En algunas ocasiones se cultiva en zonas adecuadas para su posterior comercialización. Esta planta no se encuentra en la Península Ibérica, recibiendo vulgarmente el nombre de "té" otras plantas con las que se hace infusiones.

Clasificación científica

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Ericales
Familia: Theaceae
Género: Camellia
Especie: C. sinensis
Nombre binomial
Camellia sinensis
(L.) Kuntze

Descripción y características

Es un arbusto o árbol pequeño perenne que posee una fuerte raíz principal; el árbol normalmente se recorta para que no sobrepase los 2 m cuando se cultiva por sus hojas para elaborar té. Las hojas son de 4-15 cm de longitud y 2-5 cm de ancho. Las flores son blanco-amarillentas, entre 2-4 cm de diámetro y con 7-8 pétalos. Las semillas, al prensarse, secretan un aceite.

El té (Camellia sinensis) es una planta que suele medir entre uno y siete metros de altura. Es un arbusto muy erguido que resiste muy bien el frío, y aparece recubierto de muchas ramas. Sus hojas, que se parecen a las de la camelia, se encuentran distribuidas de forma alterna por toda la planta; son de color verde oscuro, bastante carnosas y de forma más bien ovalada.

Florece durante el invierno, extendiéndose la floración hasta el principio de la primavera en algunas zonas. Sus flores son blancas y tienen una corola bastante abierta formada normalmente por seis pétalos. Suelen encontrarse aisladas o en pequeños grupos de dos o tres como mucho. Nacen al lado de las hojas, son cabizbajas y desprenden un aroma muy agradable. El fruto forma una especie de cápsula y las semillas se encuentran aisladas y son ovaladas o circulares. La parte que se recolecta son las hojas, que después se emplean para realizar infusiones.

Las hojas contienen alrededor de un 4% de cafeína. Las características y diferente composición química de las hojas recolectadas, según la edad, producen diferentes tipos de té. Las hojas más viejas son de color verde oscuro. Las tiernas, de color verde pálido y con una corta pubescencia blanca en el envés son las preferidas.

Variedades del árbol

El té, Camilla sinensis, es una planta perenne de la familia de las camelias. Los botánicos han identificado dos variedades, la de China y la de Assam, así como numerosas hibridaciones debido a que numerosos cultivos fueron implantados a partir de tés procedentes de China es países donde ya existía en estado silvestre.

La variedad más utilizada es la assam (a veces llamada C. sinensis assamica o C. assamica) y la planta de China (llamada C. sinensis sinensis), así como varios cruces de estas dos.

La variedad que crece en China, en el Tíbet y en Japón puede alcanzar una altura máxima de 2.5 a 4.5 metros. Soporta temperaturas muy frías y puede producir hojas, de 5 cm, durante 100 años.

La variedad assamica se considera más bien un árbol, pues crece hasta los 13 o 18 m, con hojas de una longitud de 15 a 35 cm. Se cultiva en climas tropicales y tiene una vida productiva de 40 años.

La planta produce hojas coriáceas con el haz de color verde oscuro brillante y el envés mate y verde claro. Las pequeñas flores delicadas de unos 2.5 cm de diámetro con 5 a 7 pétalos muy similares a las de la flor de jazmín producen un fruto parecido a la nuez moscada que contiene de 1 a 3 semillas.

Las plantas de té se desarrollan mejor en zonas cálidas y húmedas. Los climas adecuados presentan temperaturas de entre 10 y 30º C, una pluviosidad anual de 2.000 a 2.250 mm, y una altitud de 300 a 2.000 m sobre el nivel del mar. La combinación de altitud y humedad favorece el lento crecimiento deseado ; además la calidad del té es mejor y su sabor más intenso si se cultiva a mayor altitud. La calidad final del producto depende de factores como el clima, el suelo, la altitud, los procesos de recolección y procesamiento, envasado, transporte y almacenamiento.

ADVERTENCIA: si usted está¡ enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.