Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
El té y la salud
Índice
Publicidad

Las hojas del árbol del té contienen numerosos compuestos tales como polisacáridos, aceites esenciales, alcaloides (p. ej, la teobromina o la cafeína) y polifenoles. Estos compuestos tienen propiedades antioxidantes y estimulantes, si bien su eficacia disminuye a medida que el té es más oscuro, siendo el té verde el más saludable.

Los flavonoides del té tienen propiedades antioxidantes, anti-inflamatorias, antialérgicas y antibacterianas y fortalecen las venas. Los taninos tienen también propiedades antisépticas y antioxidantes, siendo los más abundantes la galocatequina, la epicatequina y la sus galatos. El té verde es también rico en vitamina C: dos tazas del día de té verde suministran la misma cantidad de vitamina C que 3 vasos de zumo de naranja pero esta afirmación además de osada es poco creíble y menos saludable resulta mucho mejor consumir 5 piezas de fruta al día.

El té es utilizado desde antiguo para el tratamiento de la diarrea, disentería y otras afecciones gastrointestinales. Los extractos de té, administrados por vía oral o aplicados en forma de compresas o cataplasmas son remedios muy eficaces en una variedad de enfermedades dermatológicas que van desde la picadura de insectos hasta quemaduras y heridas. En animales de laboratorio, extractos de té verde aplicados localmente inhiben el crecimiento de algunos tumores.

Otras propiedades documentadas del té son efectos beneficiosos en algunas enfermedades cardiovasculares y sus efectos hipocolesterolemiantes. Aunque el té contiene menos cafeína que el café o las bebidas a base de cola, su consumo en exceso puede ocasionar insomnio

Componentes del té

Polifenoles

El té contiene varios tipos de polifenoles pero los más abundantes son los flavonoides. En un principio se pensó llamarlos vitamina P, pero su enorme variedad impidió clasificarlos como una sola vitamina. Se trata de nutrientes distintos a las vitaminasy a los minerales entre cuyas funciones está la de actuar como antioxidantes, protegiendo a los tejidos del deterioro causado por los radicales libres.

Los principales flavonoides presentes en el té pertenecen a un tipo de sustancias conocidas genéricamente como catequizas. Las cuatro principales catequinas del té son : EC, ECG, EGC y EGCG. Diferentes investigaciones han demostrado que las EGCG por si sola concentra el 32% de toda la actividad antioxidante del té verde. Las catequinas del té verde son 100 veces más efectivas que la vitamina C y 25 veces más potentes que la vitamina E.

La acción antioxidante del té verde es la base de casi todas las propiedades saludables :

  • previene las enfermedades cardiovasculares evitando la oxidación del colesterol LDL

  • reduce los riesgos de cáncer impidiendo que los radicales libres dañen y causen mutaciones a las células

  • retrasa el envejecimiento de la piel y de los órganos internos.

  • Otros alimentos ricos en polifenoles son las frutas, la soja, el aceite de oliva, el ajo, la patata y diversos frutos secos.

(Ver más de los polifenoles)

Cafeina

Gran parte de la popularidad que el té ha disfrutado a lo largo de la historia se debe a su efecto estimulante, el cual se traduce en un incremento del estado de alerta, aliviando al mismo tiempo la fatiga. Su contenido en cafeína es el causante principal de estos efectos. Otras sustancias presentes de la misma familia son la teofilina y la teobromina.

La ingestión de cafeína reduce los tiempos de reacción, incrementa el estado de alerta y mejora la concentración mental. Entre sus efectos físicos figura una estimulación de los jugos gástricos, de los riñones y de todo el metabolismo general de modo que posiblemente ayude a eliminar toxinas. Su estímulo sobre el músculo cardíaco y sobre todo el sistema respiratorio generan un mayor aporte de oxígeno al cerebro y un mayor rendimiento muscular.

En los últimos años la cafeína ha sido motivo de creciente preocupación por sus posibles efectos negativos sobre la salud, principalmente entre quienes ingieren cantidades considerables. Entre los síntomas generados por una excesiva ingesta de cafeína se pueden citar: diarreas, insomnio, ansiedad, dolores de cabeza, irritabilidad y dolores agudos en el pecho.

A quienes les preocupe el contenido cafeínico han de tener en cuenta :

  • 1. El café contiene más cafeína que el té negro y éste a su vez, más que el té verde.
  • 2. Las bolsitas de té liberan un porcentaje significativamente mayor de cafeína que el té en hojas.
  • 3. Se puede recurrir al té verde descafeinado, aunque el proceso de descafeinización siempre elimina un cierto porcentaje de polifenoles y otras sustancias benéficas

Un consumo moderado de cafeína eleva el ritmo metabólico basal en un 10%, es decir la energía necesaria para mantener el funcionamiento del cuerpo se incrementa en dicho porcentaje. Quienes quieran perder peso, pueden aumentar su desgaste de calorías sin realizar ejercicio físico. No obstante esta ventaja desaparece si la bebida se toma con azúcar.

Por otra parte, parece ser que los polifenoles inhiben la actividad de la enzima amilasa, lo cual podría provocar un ligero descenso en el apetito. (Ver más de la cafeína)

Vitaminas

Los polifenoles no son los únicos antioxidantes que contiene el té verde, también presenta vitamina A, vitamina B2, vitamina C y carotenoides.

La vitamina A ejerce un efecto protector sobre las mucosas y protege al sistema cardiovascular reduciendo la oxidación del colesterol LDL, causante de la arteriosclerosis.

La vitamina B2ayuda a mantener una piel sana, así como el cabello y las uñas, siendo muy beneficiosa para la visión ya que alivia la fatiga ocular.

La vitamina C protege del cáncer de la cavidad bucal, de esófago, estómago y páncreas, al tiempo que evita la oxidación de las vitaminas Ay E, prolongando su efectividad

La vitamina E es también un potente antioxidante, que cumple la función de proteger las membranas celulares del daño causado por los radicales libres. También se dice que reduce la incidencia de ciertos tipos de cáncer, especialmente de pulmón, esófago y estómago. (Ver más sobre las vitaminas)

Minerales

Los minerales presentes en el té son realmente numerosos. Entre ellos está el calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, cobre, zinc, molibdeno, sodio, fósforo, cobalto, estroncio, níquel, potasio, aluminio, flúor y selenio.

Mientras que las necesidades corporales de algunos de ellos están normalmente cubiertas por la alimentación habitual, como es el sodio, el calcio o el hierro, no ocurre lo mismo con otros como el manganeso o el selenio, de los cuales es deficitaria una gran parte de la población y cuya carencia puede originar trastornos crónicos.

Una sola taza de té verde contiene la cantidad de manganeso que el cuerpo necesita diariamente. Lo mismo ocurre con el flúor, responsable tal vez de los probados efectos benéficos que el té verde tiene sobre la dentadura, por su notable protección contra la caries.

Aminoácidos

El té verde contiene numerosos aminoácidos (triptofano, glicina, serina......) pero hay uno que es exclusivo del té verde: la teanina. En la actualidad se están realizando diversas investigaciones sobre la teanina, pues se dice que se ha demostrado que incrementa significativamente la efectividad de diversas medicaciones contra el cáncer.

Nota Pese a todas estas informaciones acerca de este producto, no existen evidencias contrastadas acerca de la certeza de las mismas que estén basadas en estudios rigurosos con métodos científicos por lo que deben considerarse con la debida prudencia especialmente cuando se mencionan beneficios en la prevención e incluso curación de graves enfermedades.
ADVERTENCIA: si usted está¡ enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.