Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Tomar té

Muchas veces nos hacemos un té, pero nunca nos preguntamos si lo estamos haciendo correctamente, si fallamos en algún punto, o bien si podríamos mejorar el gusto de nuestro té. Existen algunas reglas básicas para preparar un buen té, primeramente hay que empezar por tener buen  producto y un agua de buena calidad, es muy importante que sea agua embotellada purificada o de manantial. Así mismo, se recomienda respetar los tiempos de infusión y no mantener el té mucho rato en la taza o tetera.

Es muy importante también la conservación del té ya que es recomendable conservar el té en recipientes cerrados y en lugares secos, protegidos de fuentes de humedad. El contacto prolongado al aire del té provoca su oxidación reduciendo así la intensidad de los aromas.

En muchos casos, si no se respetan estas reglas, el té resultará  amargo, de todas formas como cualquier alimento, lo más importante es la calidad del producto, y luego todas las reglas.

Cómo preparar el té

Utiliza siempre que se pueda agua fresca o embotellada. La calidad del agua es importante para el sabor del té.

Antes de poner el té en la tetera, calentarla vertiendo en su interior una taza de agua caliente y moviendo ligeramente para que llegue a todos los rincones. Volcar ese agua y comienza a preparar el té.

Para preparar un té con un sabor puro, es importante no utilizar detergentes para lavar la tetera. Por eso siempre va bien desinfectarla con agua caliente antes de utilizarla. Además, esa medida ayudará a que el té conserve su temperatura en los fríos días de invierno.

Las hojas de té verde y del oolong pueden utilizarse varias veces, dependiendo del té que hayas comprado. Por eso pueden ser un poco más caros.

Tiempos de infusión según la variedad y tipo de té

Variedad

Tipo

País de origen

Tiempo de infusión

Aliño

Características

Darjeeling

Té negro

India

3-5 minutos

Solo o con leche

Delicado, sabor ligeramente astringente

Assam

Té negro

India

3-5 minutos

Solo o con leche

Con cuerpo, de sabor rico, suave y malteado

Ceilán mezcla

Té negro

Sri Lanka (Ceilán)

3-5 minutos

Solo o con leche

Tonificante, sabor pleno con un color brillante

Kenia

Té negro

Kenia

2-4 minutos

Solo o con leche

Un té fuerte con un sabor tonificante

Earl Grey

Té negro

China o China-Darjeeling

4-5 minutos

Solo o con limón

Aromatizado con aceite natural de bergamota

Lapsang Souchong

Té negro

China

3-5 minutos

Solo

Aroma y sabor ahumado

China Oolong

Oolong

China

5-7 minutos

Solo

Sabor sutil, delicado y ligero

Bancha

Té verde

Japón

3 minutos

Solo

Sabor agradable, anti-oxidante

El agua para preparar el té

Temperaturas correctas para el agua, pero siempre
teniendo que cuenta que a distintas temperaturas se
producen distintos niveles de oxidación.

Tipo

Nivel de oxidación

Temperatura del agua

Té negro

100%

90ºC

Oolong

70%

85ºC

Oolong

60%

100ºC

Oolong

50%

90ºC

Oolong

40%

95ºC

Oolong

30%

95ºC

Oolong

20%

80ºC

Oolong

15%

88ºC

Oolong

10%

82ºC

Té verde

0%

70ºC

La calidad del aspecto y el sabor de una taza de té se ve afectada por el agua utilizada en la infusión. Hoy la mayoría de las personas utilizan el agua del grifo pero lamentablemente el contenido mineral y los componentes adicionales, como el cloro, pueden echar a perder la infusión. A veces es difícil reconocer una buena agua bebiéndola fría, en cambio una vez llevada a la temperatura necesaria para la infusión, aparecen ciertos defectos que, por supuesto, perjudicarán la calidad del té. Si el agua del grifo no es satisfactoria, no hay que dudar en preparar el té con agua mineral.

La leche para el té

La costumbre de añadir leche al té se extendió por toda Gran Bretaña a finales del S XVII, desde donde viajó a las colonias inglesas. En la actualidad, casi todas las mezclas destinadas al mercado británico están concebidas para tomarse con leche. A pesar de que la adición de leche a una taza de té es una simple cuestión de gusto personal, cabe tener presente que la leche estropea el sabor de algunos tés, especialmente los blancos, verdes, oolongs, la mayoría de tés negros de China (con la excepción de Yunnan), los darjeelings de primera cosecha, los tés aromatizados y algunos tés negros ligeros.

En cuanto a la cuestión de qué debe servirse primero en la taza, la tradición insiste en que debe ser la leche, para reducir el riesgo de que se quiebre la porcelana al verter el té caliente. Además es cierto que al verter el té sobre la leche, se mezclan mejor. Según el criterio científico oficial, es preferible poner antes la leche en la taza, porque así enfría el primer té que se incorpora y se reduce el riesgo de escaldar la leche, lo que podría producir un sabor desagradable. En cambio, otras personas prefieren añadir la leche después, pues así resulta más fácil conseguir las proporciones deseadas. En cualquier caso no existen normas estrictas.

El azúcar para el té

Los especialistas recomiendan beber el té sin azúcar, pues enmascara el sabor de la infusión. No obstante son muchos los que siguen añadiendo una o dos cucharaditas. Mejor si se trata de azúcar de caña en vez del blanco, más ecológico y saludable.

Adquisición y conservación del té

Es conveniente ver el té antes de comprar. Las hojas secas deben presentar un aspecto agradable y uniforme, con partículas del mismo tamaño. Los tés de calidad nunca producen infusiones turbias o de tono mate.

La elección individual del té a comprar, debe basarse exclusivamente en las preferencias y gustos personales. Aquellos que prefieran un té muy ligero, bajo en cafeína y con un sabor suave optarán por los tés oolongs o blancos. Para aquellos que aprecian las cualidades refrescantes y aromáticas del té verde, son ideales los tés verdes de China y Japón. Y los aficionados al té negro serán capaces de percibir las diferencias entre la sutil ligereza de los tés de hoja entera de China, las infusiones más oscuras y fuertes de los tés de hojas rotas y los tés CTC, consistentes y de infusión rápida.

Al comprar el té, el consumidor debe conocer la terminología de la graduación a fin de poder elegir el mejor té de una zona o de una plantación concreta.

Una vez comprado el té, es primordial saber conservarlo. Debe guardarse en una caja hermética que no sea de vidrio puesto que le afecta la luz y en un lugar seco y fresco, alejado de fuertes olores, ya que el té absorbe los aromas con gran facilidad.

La calidad del té en bolsitas ha mejorado en algunos casos durante los últimos años. No obstante par el experto producen una infusión de calidad mediocre. Por otro lado algunas compañías confeccionan bolsitas con tés puros de gran calidad, conscientes de la demanda existente dada la comodidad de las bolsitas.

Los inconvenientes de las bolsitas de té :

  • proporciona una infusión más rápida y fuerte, pero sin la sutileza y calidad del té de hoja suelta

  • pueden liberar rápidamente demasiado tanino y la infusión resulta áspera

  • pierden su aroma y calidad con mayor rapidez que el té de hoja suelta : este último se conserva hasta 2 años y las bolsitas solo de 4 a 6 meses.

Dado que las bolsitas de té proporcionan un infusión de peor calidad que el té de hojas sueltas, es mejor relegar las bolsitas para las ocasiones de emergencia o para aquellas personas que no aprecian la diferencia entre un té corriente y un té de calidad.

Utensilios para el té

La bebida del te ha desarrollado utensilios propios para sus necesidades: tazas, teteras, cajas de almacenamientos, elementos rituales, etc. El mundo del te lleva asociado todo un mundo de detalles y complementos que han ido evolucionando con el tiempo y el concepto de las ceremonias del te así como los distintos países donde se ha ido introduciendo.

Estos son algunos de los objetos más habituales asociados al té:

  • Cajas de té

  • Tazas de té

  • Teteras

Cajas de té

El té es un producto vivo, orgánico, y como tal, delicado. Si a ello le añadimos que su disfrute es un sutil placer de los sentidos, tanto más motivo para procurar conservarlo con todas sus cualidades organolépticas y más particularmente de aroma y sabor.

El té ha de almacenarse en un lugar fresco, seco y oscuro, preferentemente en una lata o bote opaco y hermético. Por ello las cajas de té suelen ser de madera o metálicas, y no estar nunca expuestas a la luz directa del sol, que pudiera calentar el recipiente alterando las propiedades del contenido.

El té verde es el más delicado debido a su proceso de elaboración. Aunque se almacene correctamente, sus cualidades sólo permanecerán inalteradas durante semanas y no meses. Para alargar lo más posible su plena riqueza y frescura lo mejor es conservarlo en la nevera o incluso el congelador, siempre teniendo mucho cuidado de que el recipiente en el que se conserve sea absolutamente hermético, ya que si dejamos que entre aire del congelador, introducirá agua en nuestro té, echándolo a perder y quemándolo.

tazas de té y cuencos

Las tazas de te y cuencos usados en las distintas ceremonias y tradiciones toman como materiales para su elaboración principalmente el barro, la arcilla y la cerámica. Aquí hay algunas de las técnicas y modelos más usados:

El Zhong, es un tipo de cuenco usado en tradicionalmente en las casas de té chinas. El Zhong se caracteriza por contar con una tapa que permite filtrar las hojas.

El Raku es una técnica tradicional oriental de elaboración de cerámica utilitaria. Se cree que es originaria de Corea, sin embargo es en Japón donde ha florecido y encantado a todos los que tienen contacto con ella. Desde finales del siglo XVI el rakú atrajo a los maestros del té, influidos por la filosofía budista zen, quienes sintieron un placer singular en este retorno consciente al directo y primitivo tratamiento de la arcilla. Durante la ceremonia del té los participantes bebían la infusión en vasijas fabricadas por ellos mismos. La palabra raku significa tranquilidad, pero también 'diversión' o 'felicidad'.

Los cuencos de arcilla Yi Xing han sido elaborados por maestros artesanos de la localidad que les da nombre. Este conocimiento se transmite de generación en generación para poder conseguir la densidad, grano liso y sedoso que lo hacen único.

Teteras

En los orígenes de la historia china del té, las hojas se hervían en agua dentro de cazos destapados. Pero durante la dinastía Ming, la moda de dejar las hojas en infusión en agua caliente originó la necesidad de un recipiente cubierto. En China durante siglos se habían usado unas jarras similares a las modernas teteras que posteriormente se adaptaron para el té.

Hoy en día existen teteras de cualquier tamaño, aspecto y forma imaginables; con o sin infusores, grandes o pequeñas, sencillas, practicas, decoradas. (Ver más)

Maridaje

El té es una bebida que combina muy bien con todo tipo de alimentos. Del mismo modo que los vinos se seleccionan para potenciar el sabor de determinadas comidas, los tés también pueden servirse para acompañar elementos concretos del menú, ya sean dulces o salados.

Alimentos Tés apropiados

Desayuno continental

Yunnan, Ceilán, Assam, Nilgiri, Kenia, Darjeeling

Desayuno inglés

Ceilán, Kenia, Assam, Lapsang Souchong

Comidas saladas ligeras

Yunnan, Laspang Souchong, Ceilán, Darjeeling, Assam, verdes, oolong

Comidas picantes

Keemun, Ceilán, Oolong, Darjeeling, verdes, té de jazmín, Lapsang Souchong

Quesos fuertes

Lapsang Souchong, Earl Grey, verdes

Pescado

Oolong, ahumados, Earl Grey, Darjeeling, verde

Carnes y caza

Earl Grey, ahumados, Kenia, Jazmín

Aves

ahumado, darjeeling, oolong, jazmín

A la hora del té

Todos los tipos de té

Después de una comida

blancos y verdes, keemun, oolongs, darjeeling

ADVERTENCIA: si usted está¡ enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.