Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Pu-erh o té rojo
Índice
Publicidad

El té pu-erh es conocido también como té rojo en todo el mundo (chino: 普洱茶, pinyin) y su nombre proviene de la región de Pu'er de Yunnan China, de donde procede. Se trata de un té inusual en China. Al contrario que otros tés, que suelen tomarse tras su recolección, el proceso de fermentación de esta variedad de la sinensis puede durar de 2 a 60 años en barricas de roble, lo que hace que las hojas alcancen un color cobrizo y, por lo tanto, también la infusión. Es muy raro encontrar té rojo de 50 años y suele haber añadas, al igual que el vino, que indican las diferentes calidades que ha habido en las cosechas de cada año. El té pu-erh se adquiere en una especie de bolas compactas (ladrillo de té) que se deshacen antes de su preparación.

El té Pu-Erh, conocido como "té de los Emperadores", es originario del distrito de P’uerh en la Provincia de Yunnan, en el sur de Chinae incorporada a ella en el siglo XIII. Ésa era su ortografía original, pero su nombre ha sido anglizado varias veces durante la expansión de su uso. Toma su nombre de la pequeña ciudad de Pu-er, sólo a unos pocos centenares de kilómetros de la frontera con Laos y Birmania.

Se obtiene por recolección de las hojas, a las cuales se le aplica un breve secado al aire libre, para después pasar a un secado mas prolongado en una habitación cerrada, agregando algunos microorganismos al proceso. También se le llama "té postfermentado".

Su proceso de fabricación se descubrió tratando de alargar la conservación del té verde sometiéndolo a una oxidación especial, una especie de proceso de maduración posterior similar a la oxidación del vino, que lo hacía más resistente, añadiéndole nuevas propiedades curativas por ser muy bajo en ácidos tánicos. Su sabor y aroma es simple y terroso, los especialistas lo clasifican como un té post-oxidado y para diferenciarlo del té verde y negro y por su color marrón rojizo fuerte lo denominaron "té rojo".

La infusión de té P’uerh tiene un sabor distinto al de cualquier otro té del mundo. Hay algo terroso en su sabor, en absoluto repulsivo, y tiene un largo perfil de sabor en la boca o el paladar. Los grados pobres pueden ser muy ásperos y amargos. Los grados altos son suaves, agradables y dulces.

Historia

Hay que saber que el té rojo o pu-ehr se denomina así debido a su origen de recolección el condado de Pu-erh ubicado en el sur de Yunnan perteneciente a la región de Ying-Shen (hoy en día SiMao y XiShuangBanna), y se recolecta desde la dinastía Tang (618 ~ 907), de esta forma el té se denominaba antiguamente como té Ying-Shen. El nombre del té cambió a Pu-ehr durante la dinastía Yuan (1271 ~1368) y no fue hasta que durante el periodo Wan-Li de la dinastía Ming (1368~1644) cuando se empezó a obtener beneficios económicos de su recolección.

Un método de preparar este té ya fue descrito por Lu Yu en el primer libro sobre té, publicado en China alrededor del 780. El té en bloque de Lu Yu se envolvía en bambú para su transporte, y esto se sigue haciendo hoy día con los P’uerhs de calidad.

Recolección

Al contrario de otras variedades de té el pu-erh se ha elaborado tradicionalmente con hojas procedentes de viejos árboles. Estos árboles proceden de una variedad conocida como "hoja de té amplia" (大叶, dà yè) encontrada en sudoeste de China y en las regiones fronterizas en Birmania, Vietnam, y Laos. Las hojas están cubiertas de finos pelos y son más grandes que otras hojas de té, además de tener una composición química diferente. Las hojas de los árboles suelen crecer salvajes en lo que se denominan "montañas de té" y suelen ser muy valiosas; a veces, los buenos conocedores del pu-erh buscan las hojas tomadas de los bosques salvajes de sólo una "montaña del té", sin mezclar con las hojas de cualquier otra área.

A menudo el pu-erh se presenta al consumidor en forma de tortas o pequeños ladrillos, se envuelve en papel  o cortezas de pomelo, y se almacena lejos de la humedad excesiva, del calor y de la luz del sol para que madure más tiempo. Tras ser almacenado durante varios años, el té adquiere características más oscuras, más suaves que provienen de su edad. Esta característica del pu-erh se originó probablemente del proceso natural del envejecimiento que sucedió a lo largo de las rutas antiguas caravanas. Los ladrillos de té desarrollaron un sabor terroso limpio único que hace tiempo fue refinado por los aficionados.

Formas que adopta el Pu-erh

El té pu-ehr adopta una variedad de formas:

  • Bĭngchá (饼茶, té de Disco) redondo, achatado, conforma adiscada. Los rangos de tamaño van desde los 100g hasta el grande de 5000g o incluso más, los de 357g, 400g, y 500g son los más comunes.
  • Túochá (沱茶, té con forma de cuenco), con forma de bowl. Los rangos van desde los 7g hasta 3000g o más, los más habituales son 100g, 250g, 500g.
  • Zhuānchá (砖茶, té de ladrillo), té con forma rectangular, entre los 100g, 250g, 500g, e incluso 1000g.
  • Fāngchá (砖茶, té cuadrado) generalmente con tamaños de 100g o 200g.
  • Jĭnchá (紧茶, té seta) con formas como un túo, la forma se elabora para el consumo en el Tíbet y suele pesar entre 250g o 300g.
  • Jīnguā (金瓜, melón dorado). Con forma similar a túochá, pero con una pequeña concavidad.

Calidades

El costo por gramo de té pu-erh varía en función al tiempo de fermentación de la hoja en la barrica.

Preparación

Para preparar una infusión de té rojo debemos poner la planta en agua a 85ºC e inmediatamente retirarla dejándola reposar en la tetera o caldero durante diez minutos. Sabremos si está bien hecha si hay espuma en el vaso y si efectivamente su color es rojo cobre claro (el color depende de la duración, que suele ser de 3 minutos de reposo) y la espuma es debido a los 85ºC del agua donde se infusiona.

Para preparar una infusión de Pu Erh son suficientes: 2-3grs. (una cuchara de las de postre bien llena) por taza. Una segunda infusión saldrá muy buena y contiene menos o nada de cafeína pero sí todo lo demás, particularmente los minerales. Conviene añadir unas pocas hojas frescas en cada repetición. La cantidad depende del gusto de cada aficionado. La segunda o tercera infusión es, por lo tanto, ideal para personas susceptibles a desvelarse porque les afecte mucho la cafeína.

La infusión de Pu-Erh tiene un color rojo-óxido intenso, más intenso a medida que hayan estado más tiempo las hojas en infusión. Su sabor, terroso, no recuerda a ningún otro té. Es fácilmente asimilable, agradable y si se prepara "cargado' recuerda un poco al del café. De hecho, hay quien lo utiliza como sustitutivo del café.

Si se desea evitar el sabor inicial un poco fuerte de este té, se lava (o escaldar). Para ello se debe echar agua muy caliente sobre las hojas y colar a los pocos segundos. Volver a infusionar normalmente las mismas hojas durante el tiempo de 3-4 minutos, de este modo el té tiene menos cafeína.

Propiedades

Este té es muy conocido en las tiendas de medicina de China, y es muy apreciado por sus cualidades medicinales como digestivo y estimulante nervioso. Las hojas tienen un marcado amargor. Se recogen, se lavan, se secan al sol y se vaporizan, después de lo cual se las deja en forma de hoja o se prensan en bloques circulares de distintos diámetros. El té en bloque es la forma más antigua de fabricación del té y ha sido llevada a cabo durante cientos de años hasta el presente.

Se ha hecho popular en el mundo occidental debido a su bajo contenido en cafeína y a sus propiedades para eliminar grasas, por lo que ha alcanzado a tener el nombre de "devorador de grasas".

El auténtico te rojo pu-erh contiene muy poca cafeína precisamente por su fermentación; contiene muchísima menos cafeína que una taza de café y que cualquier otro té.

Un efecto comprobado del consumo habitual del té rojo endulzado con miel o azúcar integral es la disminución significativa de los niveles de colesterol. Comparando niveles después de un año se registran descensos en índices de 240 a 175mg/dL en colesterol total con HDL en 35 mg/dL. Analíticas Laboratorio en seguimiento de historial por Hipercolesterolemia. Laboratorio Dr. Martinez Tenerife.[cita requerida]

  • Elimina el sobrepeso producido por mala alimentación
  • Estimula la digestión de comidas ricas en grasa
  • Disminuye los niveles de grasa en la sangre
  • Previene y baja el colesterol negativo
  • Beneficia el metabolismo hepático
  • Estimula la secreción de las glándulas digestivas
  • Previene infecciones
  • Desintoxica y depura
  • Refuerza el sistema inmunológico

La medicina tradicional china considera el Té Pu-Erh como un remedio para gozar de buena salud y para adelgazar, ya que ayuda a perder peso y reduce el nivel de colesterol. En los EE.UU. se le ha puesto el seudónimo de "devorador de grasas", pero posee además otras propiedades. Desintoxica y depura activando el metabolismo del hígado. Refuerza el sistema inmunitario, preserva de las infecciones y posee efectos bacteriostáticos. Facilita la digestión de las comidas grasas y estimula la secreción de las glándulas digestivas. Disminuye el nivel de colesterol, Posee propiedades antioxidantes, protege el Sistema Cardiovascular, y se cree es beneficioso en la prevención del cáncer.

a name="Contraindicaciones">Contraindicaciones

Son bien conocidos los beneficios del té rojo para perder peso, además de ser ideal para la digestión y muy efectivo, para reducir el colesterol. Sin embargo, no está exento de contraindicaciones. Debido a su contenido de teína, el té rojo y la hipertensión son incompatibles, ya que favorece el aumento de la tensión arterial. Por otra parte, si bien no está contraindicado, se recomienda beber con moderación durante el embarazo.

Además, el té rojo puede aumentar la anemia, ya que su alto contenido en taninos, interfiere en la absorción de hierro, razón por la cual, su consumo está contraindicado, en personas con déficit de glóbulos rojos.

Nota Pese a todas estas informaciones acerca de este producto, no existen evidencias contrastadas acerca de la certeza de las mismas que estén basadas en estudios rigurosos con métodos científicos por lo que deben considerarse con la debida prudencia especialmente cuando se mencionan beneficios en la prevención e incluso curación de graves enfermedades.
ADVERTENCIA: si usted está¡ enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.