Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Té blanco
Índice
Publicidad

Originalmente estaba reservado sólo para el Emperador y sus allegados, y en realidad es un té verde del cual sólo se recogen los brotes que surgen al principio de la primavera. Es en ese momento cuando toda la energía y nutrientes de la planta se concentran en los brotes. Una vez cosechados, se dejan marchitar para que se evapore la humedad y se dejan secar al aire libre sobre paños de seda. Las variedades más conocidas son:

  • Darjeeling blanco, un té de calidad suprema, con aroma delicado y sabor suave, sedoso y un toque algo dulzón.
  • Ceilán blanco, uno de los más valorados, con notas a licor, miel y pino.
  • Bai Mu Dan, originario de Fujian, es uno de los más escogidos por su fragancia delicada y sabor suave.
  • Bai Hao Yinzhen (Yinzhen), es uno de los mejores del mundo en su especie. Es de producción muy limitada, lo que lo hace bastante caro, pero dentro de sus propiedades, se encuentra en estudio científico el ser anticancerígeno.
  • Gong Mei, es de menor calidad, pero se encuentra fácilmente, ya que es de los más populares. Es suave y aromático.

Elaboración

El té blanco se produce a escala muy limitada en China (originalmente en la provincia de Fujian) y en Sri Lanka (Ceilán).

Las yemas nuevas se recolectan antes de que se abran, se dejan marchitar para que se evapore la humedad natural y, a continuación, se desecan. Las yemas rizadas presentan un aspecto plateado y de ellas se obtiene una infusión de color pajizo muy pálido.

Propiedades

Las principales propiedades del té blanco son :

  • Su alta capacidad antioxidante debido a su alta concentración de polifenoles, tres veces mayor que la del té verde. Ayuda a mejorar las defensas y colabora combatiendo los radicales libres.
  • Protege contra las caries dentales por su alto componente de flúor.
  • Combate la fatiga física y mental, aumenta la capacidad de concentración y memoria. Es ideal en dietas ya que no tiene calorías, aumenta la energía, es suavemente diurético y favorece la eliminación de grasas.
  • Es un buen aliado ante enfermedades cardiovasculares ya que baja los niveles de  “colesterol malo” (LDL) y triglicéridos. Y además, contiene la mitad de cafeína que el té verde, por lo que se recomienda para personas con problemas nerviosos.

Preparación de una infusión de té blanco

2/3 grs. (dos cucharas de las de postre bien llenas por taza de aproximadamente 180 -220 ml) o quizá un poco más porque algunos no pesan mucho. Se añade agua caliente de unos 85-90º, casi hirviendo, dejándolo reposar en infusión durante un tiempo muy limitado, es decir, 2-3 min. Pero se puede y se debería usar más de una vez; en cada siguiente infusión se deben añadir unas cuantas hojas nuevas y aumentar el tiempo de infusión 1 o 2 minutos. Con el tiempo cada aficionado encontrará su tiempo y su medida. Hay que procurar no dejar secar las hojas entre una y otra infusión.

Se puede practicar lo que llamamos infusión con azúcar precipitado: infusionar con el azúcar ya puesto junto a las hojas de té. o, en su caso, el té flameado o flambé.

En la segunda infusión (muy recomendable) se deja un poco más de tiempo. Según se quiera un aroma más o menos intenso. Solo hay que tener en cuenta que en la segunda infusión las hojas deben de estar unos minutos más. Será muy conveniente seguir las instrucciones de la etiqueta que acompaña a los tés. Una segunda infusión saldrá muy buena en la mayoría de los tés y contiene menos o nada de cafeína pero sí todo lo demás, particularmente los minerales. Por lo tanto, ideal para personas susceptibles a desvelarse tomando cafeína en horas vespertinas.

Para la gente que no le agrada el aroma inicial se recomienda un “lavado”. Este consiste en echar un poco de agua caliente sobre las hojas y tirarlo inmediatamente, también se denomina “escaldar”. Después se procede a la infusión del té blanco.

La infusión de té blanco tiene un color pálido dorado.

Nota Pese a todas estas informaciones acerca de este producto, no existen evidencias contrastadas acerca de la certeza de las mismas que estén basadas en estudios rigurosos con métodos científicos por lo que deben considerarse con la debida prudencia especialmente cuando se mencionan beneficios en la prevención e incluso curación de graves enfermedades.
ADVERTENCIA: si usted está¡ enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo el puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso.