Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Vino
Campo de Borja
ÍNDICE
Publicidad

Zaragoza, Aragón, España.

La elaboración de vinos en esta comarca data del tiempo del imperio romano, siendo en la Edad Media cuando comienza a producirse en el monasterio de Veruela. Allá por el siglo XV, los abades impulsaron el desarrollo de la viticultura y el sector comenzó a crecer paulatinamente. Antaño las bodegas se encontraban bajo las propias casas y actualmente muchas de ellas aún perduran.

La Denominación de Origen Campo de Borja es la segunda más joven de las cuatro D.O. de Aragón, reconocida como tal desde 1980

Área Geográfica:

Al Oeste de la provincia de Zaragoza, al norte de la Denominación de Origen Cariñena, se extiende el viñedo de la Denominación de Origen Campo de Borja.

El "Campo de Borja" se encuentra situado entre el río Ebro, al norte, el Sistema Ibérico y sus estribaciones, al sur, (Sierras de Nava Alta y Niguella) y al oeste, (Sierra de Moncayo) y las "muelas" que separan el Jalón del río Huecha, al este. Es, por tanto, una zona de transición entre las montañas del Sistema Ibérico y el Valle del Ebro. Comprende, pues, el Somontano del Moncayo, permanente atalaya que llena su horizonte, y se extiende a lo largo del Valle del río Huecha y los Llanos de Plasencia.

Su paisaje, normalmente en terrazas llanas, tiene como telón de fondo el Moncayo, casi siempre nevado y del que soplan casi permanentemente vientos fríos que conducen el aire del Cantábrico hacia el cálido Mediterráneo.

Municipios

La zona de producción de esta Denominación de origen esta formada por el territorio de los términos municipales de 6 municipios cuya cabeza tradicional ha sido Borja, cuna de la estirpe de los Borgia o Borja a la que pertenecieron ilustres personajes históricos de los siglos XV y XVI. Sin embargo, el centro vitivinícola por excelencia es Ainzón, donde esta la sede de la Denominación de Origen, aún cuando otros centros como Magallón, Fuendejalón, etc. han alcanzado gran nombre.

Estos términos municipales están situados al noroeste de la provincia de Zaragoza, a 60 Km. de la capital, en una zona de transición entre las montañas del Sistema Ibérico y el Valle del Ebro.

La zona de producción engloba los términos municipales de Agón, Ainzón, Alberite de San Juan, Albeta, Ambel, Bisimbre, Borja, Bulbente, El Buste, Fuendejalón, Magallón, Maleján, Pozuelo de Aragón, Tabuenca y Vera del Moncayo.

Zonas

Respecto a la zonificación, sus características son las siguientes:

En la zona baja, con altitudes entre 350 y 450 metros, nos encontramos suelos pardo calizos y “garnachas” tanto en formación tradicional en vaso, como en espaldera. Es la zona de maduración más temprana y comprende los viñedos de Magallón, Pozuelo de Aragón, etc. Sus vinos son cálidos, potentes y muy aromáticos.

La zona media se caracteriza por tener la mayor concentración y densidad de viñedo. Comprende los viñedos situados entre los 450 y 550 metros de altitud. Se encuentran los suelos de las terrazas del río “La Huecha”, afluente del Ebro y todos los suelos cascajosos y arcillo-ferrosos. Allí se encuentran los viñedos de Ainzón, Borja, Fuendejalón, etc. en un relieve de suaves laderas y buena exposición al sol. Sus vinos son muy complejos, intensos, estructurados y carnosos.

La zona alta de la Denominación de Origen, cuyos viñedos se extienden desde los 550 a los 700 metros de altitud, corresponde a las estribaciones del Moncayo. Corresponden a los viñedos situados en las zonas Altas de Ainzón y Fuendejalón, así como a los municipios de Tabuenca, El Buste, Vera. Sus vinos son finos, sutiles y elegantes.

Historia

Como en otras muchas partes, los monasterios jugaron aquí un papel fundamental en el desarrollo vinícola, sobre todo a partir de la conquista del territorio por los reyes cristianos, especialmente tras la llegada de la Orden del Castre, que extendió el cultivo en todas sus tierras.

En el siglo XV, los abades de Veruela juntaron las propiedades, adquiriendo en 1453 la Villa de Ainzón, para en las centurias posteriores desarrollar y perfeccionar los cultivos. Así, hasta llegar a la desamortización del siglo XIX, donde éstos pasaron a manos privadas.

En el siglo XIX, la plaga de la filoxera produjo una importante disminución de las exportaciones de sus vinos y comenzaron a surgir pequeñas cooperativas de viticultores. Desde que en 1980, Campo de Borja consiguió la Denominación de Origen, sus vinos ya no eran exportados para mezclarlos con otros caldos sino que los productores comenzaron a embotellar sus propios vinos.

Esta tierra se encuentra situada entre dos grandes zonas productoras de vino: Cariñena y La Rioja, fuerte competencia para una región que ha carecido de potentes empresas y de inversores dispuestos a impulsar la economía. Debido a esta circunstancia los pequeños productores se unieron en cooperativas y crearon pequeñas empresas para comercializar sus vinos.

Gracias a sus esfuerzos consiguieron el reconocimiento de la Denominación de Origen. Las empresas fueron creciendo en magnitud y por ende su capacidad competitiva. La producción de vinos se ha multiplicado vertiginosamente siendo en la actualidad uno de los vinos más consumidos en EE.UU. La localidad más importante de la región es Borja aunque no hay que menospreciar otras como Fuendejalón y Magallón, que también cuentan con una arraigada cultura vitivinícola.

Cabe destacar el Museo del vino de esta Denominación de Origen enclavado en el monasterio de Veruela donde se muestra el proceso de elaboración del vino pudiendo sus visitantes oler y tocar diferentes aromas y texturas así como degustar y adquirir sus vinos. Tanto el monasterio como el Museo del vino son visita obligada para todo turista que recorra esta zona.

Condiciones físicas

La Denominación de Origen Campo de Borja es una zona de transición entre el sistema Ibérico y el valle del Ebro.

La topografía es suave, con ondulaciones de amplia curvatura. La parte occidental es más accidentada, como consecuencia de la proximidad del Moncayo, el cual influye por sí mismo grandemente en el clima del Campo de Borja, por lo que puede decirse que da carácter a sus vinos.

Los viñedos se encuentran en altitudes que oscilan entre los 350 y 750 metros, lo cual, junto a la composición del suelo proporcionan unas condiciones muy favorables para la producción de vinos de excelente calidad.

El clima

El clima es de tipo continental extremo, con veranos largos y calientes e inviernos muy fríos. Los contrastes térmicos entre día y noche y entre diferentes estaciones son muy fuertes. En primavera son frecuentes las heladas y granizos. En la época estival hay una marcada influencia mediterránea.

El “cierzo”, viento frío y seco del Noroeste es característico de la zona así como la escasez de lluvia que oscila entre 350 mm. en las zonas bajas y 450 mm. en las elevadas. La temperatura media a lo largo del año se sitúa en 14'3 grados, con 2.800 horas despejadas de sol.

El suelo

En la Denominación de Origen se entremezclan los terrenos pardo calizos de terraza, medianamente pedregoso, buen drenaje y niveles medios de materia orgánica, generalmente enclavados en zonas llanas, con otras tierras arcillo-ferrosas, mucho más pedregosas, presentes en las laderas más próximas al Moncayo. En sí, son suelos muy indicados para el cultivo de la vid por lo que constituyen un factor de su calidad.

El viñedo:

La vid, en el Campo de Borja, se cultiva en una sucesión de amplias terrazas o altiplanicies con una altitud elevada comprendida entre los 700 m y los 350 m sobre el nivel del mar, y con una orientación hacia el norte, es decir, en contra del sol. Estas circunstancias amortiguan eficazmente los fuertes calores del verano, pero agravan los fríos del invierno.

Como variedades utilizadas el predominio es de la garnacha (75%), seguida de la tempranillo (11 %) en tintos y de la viura (13%) en blancos, existiendo pequeñas proporciones de mazuelo, cabernet-sauvignon, moscatel, etc.

El viticultor de Campo de Borja cuida esmeradamente sus viñas conduciendo sus plantaciones en forma de vaso o de espaldera, lo que asegura una correcta evolución y maduración del fruto y su recogida en el momento idóneo.

los viñedos más antiguos de la D.O. datan de 1145 y de las 5.000 hectáreas de garnacha, más de 2.000 tienen edades comprendidas entre 30 y 50 años. Sus producciones son bajas, pero inmensamente apreciadas enológicamente, por la complejidad estructural y aromática que proporcionan a los vinos.

Las variedades de uvas

Uvas blancas: Macabeo, Moscatel de Alejandría y Chardonnay

Uvas tintas: Garnacha Tinta, Tempranillo, Mazuela, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah.

Los vinos

Tiene vinos en la Denominación de Origen, blancos, rosados y tintos (jóvenes) y también vinos de crianza, reserva y gran reserva. También se elaboran vinos de licor, mistelas, moscateles y cavas.

Vinos Blancos

Los vinos blancos están hechos prácticamente en su totalidad con viura o macabeo, son en general de adecuada graduación alcohólica (entre 11 ° - 12°), frescos, ligeros, de aroma delicado y cómodos de beber.

Vinos rosados

Los vinos rosados son de gran originalidad y tipicidad, generalmente hechos con garnacha, frescos, muy afrutados, con acentuados aromas florales y a la vez de buena estructura y complejidad, largos  en boca.

Vinos tintos

Los vinos tintos proceden generalmente de garnacha, a veces en mezcla con tempranillo o con cabernet-sauvignon, son expresivos y potentes en  boca, con buen cuerpo y abundante expresión tónica. Se hacen también tintos de crianza, reserva y gran reserva.

Los tintos jóvenes, obtenidos algunos como varietales de Garnacha, y otros de la combinación de esta variedad con otras clases de uva: Tempranillo, Mazuela y Cabernet, son vinos que destacan por sus fuertes aromas frutales y florales, de paladar intenso y carnoso, una vez saboreado. Poseen carácter, sin dejar por ello de mostrar rasgos de modernidad.

Los crianzas, reservas y grandes reservas de Campo de Borja sufren un proceso de envejecimiento en madera de roble y en botella, destacando por su afinado equilibrio así como por su sabor aterciopelado.

Jóvenes: vinos que no pasan por crianza en barricas de madera.

Crianza: crianza mínima de 24 meses entre barrica y botella. En los vinos sometidos a crianza, ésta se realizará por el sistema de añada en envases de madera de roble de 50 Hl. de capacidad máxima y con una duración mínima de un año.

Reserva: crianza mínima de 1 año en barrica y 2 años en botella.

Gran Reserva: crianza mínima de 2 años en barrica y 3 años en botella.

D.O.

Consejo Regulador de la Denominación de Origen Campo de Borja
Subida de San Andrés, 6.
50570 Ainzón (Zaragoza)
http://www.campodeborja.com

Reglamento

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Campo de Borja (en adelante C.R.D.O. Campo de Borja) se rige por el reglamento 2774/2002 de 24 de octubre (B.O.E. 8/11/2002).

Resolución de la DG de Industria y Mercados Alimentarios, de 27 de mayo de 2010 (BOE 17-06-10)

El reglamento del Consejo Regulador ordena que los vinos protegidos se elaboren con un 50% mínimo de la variedad base Garnacha para no perder la tipicidad y las esencias tradicionales, aunque se mezclen con otras variedades de uva.

Bodegas inscritas

Bodegas Agro Frago

Bodegas Alto Moncayo

Bodegas Antonio Tolosa

Bodegas Aragonesas

Bodegas Bordejé

Bodegas Borsao

Bodegas Caytusa

Bodegas Mareca

Bodegas Pagos del Moncayo

Bodegas Román

Bodegas Ruberte

Cooperativa Nuestra Señora del Niño Perdido

Cooperativa San Juan Bautista

Cooperativa Santo Cristo

Cooperativa Santa Ana

Crianzas y Viñedos Santo Cristo Sociedad Cooperativa

Sociedad Cooperativa Agrícola de Borja

Añadas

Regulares: 1988, 1997.

Buenas: 1989, 1991, 1992, 1995, 1998, 1999, 2002, 2006, 2008.

Muy buenas:  1990, 1993, 1994, 1996, 2000, 2001, 2003, 2004, 2007, 2009.2010, 2011.

Excelentes: 1987, 2005,

Documentación