Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Cuentos, relatos y monólogos
Monólogos del Club de la Comedia
Publicidad

Perdedor nato

Buenas noches.

¿Qué tal están? ¿bien?

Pues yo mejor. Sí, porque yo es que, he ganado el 2º certamen de monólogos de "El Club de la Comedia", y vosotros no.

¿Qué? Pensáis que me estoy haciendo el chulo, ¿no? Pues, es verdad. Pa una vez que gano algo, ¡no te jode! Porque yo, siempre he sido un perdedor, pero no un perdedor cualquiera, no, no, no. Un perdedor NATO. Lo de nato no tengo ni puta idea de lo que es, pero es una palabra increíble, la pones detrás de perdedor y le da una.... como una.... perdedor... NATO... ¡Coño!

Y como perdedor nato, pues empecé a perder cosas ya en la más tierna infancia. Aunque sin duda, la perdida más grave que sufrí entonces fue la de la inocencia. Claro, era muy inocente, yo me lo creía todo. Los reyes magos, Papá Noel, ratoncito Pérez, Felipe González.... Todo, todo, me lo creía todo.

Lo que pasa que claro te vas haciendo mayor, te vas dando cuenta de las cosas, ¿eh? Ahora ya no creo en los reyes magos, ahora creo en el rey.... King África. Ya no creo en Papá Noel, ni siquiera en el Papa, creo en mi padre y tampoco demasiado.... Ya no creo en el ratoncito Pérez, ahora creo mejor en el conejito de Playboy. Y he dejado de creer en Felipe González, ahora creo en Zapatero.... porque la esperanza es lo último que se pierde...

Claro, entonces al perder la inocencia, me convertí en adolescente, y entré en una etapa de mi vida en la que empecé a perder cosas, pero a mansalva. Yo recuerdo que mi madre siempre me decía "Hijo mío un día vas a perder la cabeza"..... ¡Coño! ¡Y acertó! Perdí la cabeza, me enamoré. Bueno que os voy a contar ¿no?.... Nos queríamos mogollón... Éramos súper felices... Pero... la perdí. Aunque en este caso, yo creo que perdió ella. Perdió en buen gusto pa empezar, y se fue con un ganador, nato por supuesto nato.

Concretamente gano la primitiva el muy cabrón. Y es que, yo creo que lo que más perdí en la adolescencia fueron novias... perdí novias... novias... que lo que no pierdo de momento es aceite... de momento, que...

Pero cuidao, que también en la adolescencia perdí algo que imagino que como a todos vosotros, coño, me hizo ilusión. Perder la virginidad... y no perdí dinero a la vez, que va... por amor. A la vez, perdí otras cosas que podemos llamar daños colaterales. Perdí los nervios, claro, estar ahí... Perdí un poco el sentido de la orientación... no esto... si esto por aquí no... Perdí el control, y como perdí el control a la semana me dio un susto... ¡Claro!

Y cuidao, que ahora os voy a contar que yo de adolescente perdí, no una vez, sino varias veces la compostura. Esto es una cosa que nunca se debe perder. Vamos a ver, ponerme atención adolescentes del mundo que me estáis escuchando. Cuando uno esta en esa edad que camina por la calle como si tuviera la pierna de madera... todo ello porque el día anterior han puesto "Grease" por la televisión, o cualquier otra película de adolescentes conflictivos pandilleros, nunca bajo ningún concepto perder la compostura. Y si vas andando y metes el pie en una alcantarilla, y cada vez que apoyas en talón te acuerdas de la madre que parió a Travoltaaaa...

Hay que continuar, siempre, siempre. Incluso hay como desafiante ¿no? Que pasaaaaa, que pa que pa que pasaaaaa... Chulesco, chulesco. A veces meto el pie en la alcantarilla, así me lo lavo.

En cualquier caso, da igual que seas niño, adolescente, adulto... os voy a dar un consejo y hacedme el favor de seguirlo... No os perdáis vosotros mismos. ¿Por qué? Porque es una gilipollez.

Aunque con alguna que otra que estoy viendo, pues me iba a perder yo esta noche... Vamos, digo yo que alguna habrá, porque justo antes de entrar se me han perdido las gafas. En cualquier caso, si hay alguna dispuesta que levante la mano, me da su número de móvil, yo lo apunto en la... en la... No me acostumbro a perder tantas cosas, la verdad.

Es muy duro, y yo creo que al final tendré que consultarle a un experto en el tema no, como se lleva esto... A algún socio del Athletic... O mejor, a uno de IU. Aunque bueno, estos ya sé que me van a contestar... ¡Qué más se perdió en Cuba!

Buenas noches.