Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Cuentos, relatos y monólogos
Relatos demasiado
Publicidad

LLEGÓ EN PRIMAVERA

A mucha gente le sucede que le cuesta despertarse. Yo creo ser de esas personas que hasta que no se toman el primer café de la mañana y fuman un cigarrillo puede decirse que no existen.
En esa guisa me encontraba cuando me sorprendió su entrada en mi cocina. Me pareció verla pero me tuve que asegurar de ello. Mi perro lo confirmó dando un inesperado salto desde debajo de la mesa, mientras yo tomaba con energía el paño de la cocina...!Zis, Zas, Zun, Passsss! y varios botes de especias estrepitosamente se iban al suelo. !La madre que la parió! me dije aún medio dormida y viéndola salir por la ventana, tan rápidamente como había entrado.

La cosa no llegó a más y mi perro y yo volvimos al ritual del despertar tras recoger los vidrios rotos.

Pasadas un par de semanas tuvimos un segundo encuentro.

La tarde languidecía, a la par, con mis ganas de fregar los platos de la comida. Jabón, estropajo y el agua caliente, se entremezclaban en mi recuerdo y el último capítulo leído de "La Sombra del Viento". No la vi llegar pero la sentí....zumbó como un rayo sobre mi cabeza, al tiempo que la vi esconderse entre el techo y el altillo de uno de los armarios. !Joé! me dije, qué pedazo de cuerpo que tiene la condenada! y esperé a volviese a asomar. No tardó en hacerlo, pero más rápida ella, de lo que yo fui en asustarla, se dirigió como el primer día hacia la ventana escapando del trapazo que le aguardaba.

"La Sombra del Viento" quedó aparcado, y el jabón, el estropajo, un plato y el agua caliente se mezclaban ante mis ojos; como una sola imagen, con el terrorífico cuerpecillo de la avispa invasora. Y es que ésta me había dejado pensativa....Al salir, de vuelta por la ventana, no me pareció tan grande o corpulenta como en un principio. Era como si de dos avispas se tratasen: la una: normal y huidiza, como suelen serlo; la otra: doblando el tamaño y muy decidida en su porte y rumbo al entrar en mi cocina.....?

!Cosas del campo! me dije, ya que "sendeo" en él.

Pero fue ayer tarde, cuando nos vimos bien las caras y las intenciones. Las dos entramos al tiempo en la cocina. Me asustó y la asusté, lo que me permitió ver, casi al detalle, la corpulencia, largura y extremo de su cuerpo de forma esférica. Las dos nos quedamos paradas en mitad del vació, sintiéndonos muy cerca la una de la otra, ella amainó su trayectoria de vuelo, giró 180 grados y enfiló hacia la ventana para escapar, pero antes de hacerlo dio toda ella una sacudida increíble desprendiendo algo de su cuerpo. Me acerqué al cristal de la ventana, muerta de curiosidad, y vi. lo que la avispa había lanzado contra él: Era una diminuta bolita de "barro" o amasijo, de sabe Dios que sustancia, lo que me hizo comprender al instante....La avispa estaba construyendo un nido dentro de mi cocina.

Escalera que abro, palo que me agencio, gasa que me encajo hasta el escote y un enmadejado de nervios que tiemblan mis rodillas.

Allí lo tenía frente a mí....los detalles del "genocidio" no los voy a dar porque ni a mí misma me agradaron, aunque tuve que hacerlo por necesidad.

Hoy ella no ha venido. La he estado esperando en la penumbra de la cocina, con la intención (desde mi sentir), de pedirle que comprendiera mi postura y mi miedo de anoche. Decirle que nada tengo contra ella personal, pero que las circunstancias, peligros o intereses marcan las fronteras de la convivencia y la relación entre todo ser viviente.

Hoy ella no ha venido, y aunque parezca una tontería de vieja....hoy me siento triste.

Pilar