Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Libreta de apuntes
Araña roja
Enlaces relacionados
ÍNDICE
Publicidad

¿Qué es la araña roja?

La araña roja (Panonychus Ulmi Kpch) es un ácaro tetraníquido, cosmopolita y muy polífago, dado que afecta prácticamente a todos los cultivos protegidos, cultivos al aire libre, y gran número de especies espontáneas.

Se la conoce comúnmente como araña roja de los frutales, es de color rojo y mide medio milímetro de longitud.

Es un ácaro que puede llegar a ser una plaga polífaga en árboles frutales y viña.

Se suele encontrar en las hojas. Las hembras son pequeñas, de unos 0,5 mm de longitud; son de color rojo con unos abultamientos blanquecinos en la parte posterior, que se corresponden con el punto de inserción de las cerdas dorsales. Los abultamientos son unos órganos que permiten la diferenciación de estas arañas de otras también abundantes como Tetranychus urticae. Los machos son más pequeños que las hembras y de color más claro, y las arañas jóvenes son amarillo-anaranjadas. Los huevos de invierno pueden ser claramente identificados por su color rojo brillante, mientras que los de primavera-verano son amarillo-anaranjados como las larvas y neánidas.

Se desarrollan varias generaciones anuales en función de las condiciones ambientales e hibernan como huevo.

Clasificación científica

Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Arachnida
Orden: Acari
Familia: Tetranychidae
Género: Panonychus
Especie: P. ulmi
Nombre binomial
Panonychus ulmi
(Koch, 1836)

Distribución

Esta especie se encuentra ampliamente distribuida por toda España, sobre todo en zonas de clima suave y cálido como la costa mediterránea, Andalucía, Extremadura y Canarias.

Daños

El daño que causan las picaduras de esta araña es muy característico en los brotes y también en las hojas. Pierden el brillo, se decoloran y aparecen manchas bronceadas. Si el ataque es intenso las hojas y brotes se secan y caen de la planta.

Provoca serios daños en frutales, atacando las zonas más soleadas del árbol y causando defoliación y alterando el color tanto en hojas como en frutos lo que genera pérdidas económicas al impedir la comercialización. Los ataques más fuertes se producen a finales del verano, otoño y en primavera.

Los síntomas en hojas consisten en zonas verde-amarillentas con punteaduras necróticas. Posteriormente las punteaduras confluyen, formando áreas necrosadas. Las hojas muy atacadas envejecen con rapidez y caen.

En los frutos se observan puntitos de color pardo, característicos tanto de los ataques de este ácaro como del oidio. La diferencia está en que el caso de la araña los síntomas no prosiguen en el punto de contacto de dos bayas.

En ataques muy fuertes en los que se produce un defoliación del cultivo importante, la calidad del caldo se ve disminuida, así como la cantidad de fruto obtenida.

Es importante la vigilancia de la presencia de esta plaga, tanto para localizar las formas móviles como para detectar sus residuos metabólicos, es decir, los excrementos y las exuvias que aparecen en forma de un polvo grisáceo en el envés de las hojas.

También se pueden observar pequeñas telarañas. La producción de las plantas se puede ver grandemente afectada debido al debilitamiento y defoliación que produce en ellas. P. ulmi pasa los inviernos en forma de huevo, normalmente protegido en hendiduras de la corteza de los árboles, y puede tener de 7 a 8 generaciones anuales.


Documentación

http://escalera.bio.ucm.es
http://infoagro.cothn.pt
http://es.wikipedia.org