Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Libreta de apuntes
Orejones
ÍNDICE
Publicidad

¿Qué son los orejones?

Los orejones son los melocotones o albaricoques deshidratados.

Estos frutos, una vez recolectados se extrae el hueso y se realizan los procesos de limpieza y color. Posteriormente se secan, seleccionan, y almacenan, para realizar posteriormente el envasado.

El nombre de damasco que recibe el albaricoque en algunos lugares se debe precisamente al uso que los sirios y otros pueblos de Oriente Medio han hecho de este fruto precisamente en forma de orejones.

Propiedades

Podemos decir que los orejones representan un concentrado de vitaminas, minerales y nutrientes más elevado que las frutas secas. En el caso de los albaricoques, tal como se ve en el cuadro inferior, se produce un aumento espectacular en las vitaminas y minerales. Especialmente destacable es el aumento de vitamina A en forma de betacarotenos. Podemos decir que las propiedades mencionadas para el albaricoque fresco se ven incrementadas en los orejones.

Igualmente interesante resulta su contenido en hierro, que debe ser aprovechado por aquellas personas que presentan anemia por su bajo nivel de este mineral. Los orejones constituyen una buena alternativa para la prevención de la anemia.

No menos espectacular resulta el contenido de los albaricoques deshidratados en potasio. Esto resulta especialmente interesante para las personas que tienen problemas de hipertensión o que presentan problemas circulatorios por influencia del sodio. Esta riqueza en potasio contrarrestará el sodio, facilitara la expulsión de líquidos del organismo y mejorará la circulación.

Los albaricoques deshidratados son muy ricos en hidratos de carbono. Esto les proporciona un gran poder energético, capaz de proporcionar muchas calorías con muy poco peso. De hecho constituyen por este motivo uno de los frutos utilizados por los deportistas y los excursionistas. Han sido incluidos por este mismo motivo y por su riqueza en vitaminas y minerales en la dieta de los astronautas.

El contenido en niacina o vitamina B3 de los orejones hace de este alimento una buena fuente para el sistema nervioso de esta vitamina. Deficiencias pequeñas de niacina pueden manifestarse en forma de alteraciones del sistema nervioso, como nerviosismo, ansiedad, depresión, insomnio, irritabilidad y, en casos más graves, en forma de demencia. La falta de esta vitamina puede provocar malestar general con debilidad, falta de interés y dolores generales indiscriminados.

Información nutricional en 100 gr.

Albaricoque Melocotón
283 kcal. Calorías 257,24 kcal.
0,51 g Grasa 0,76 g.
0 mg. Colesterol 0 mg.
10 mg. Sodio 9 mg.
62,64 g. Carbohidratos 53,20 g.
7,30 g. Fibra 12,80 g.
53,44 g. Azúcares 53,20 g.
3,39 g. Proteínas 3 g.
360,50 ug Vitamina A 83,30 ug
1 mg Vitamina C 17 mg.
0 ug. Vitamina B12 0 ug.
2,86 mg. Vitamina B3 4,51 mg
55 mg. Calcio 44 mg.
2,66 mg. Hierro 6,90 mg.

En los albaricoques desecados (orejones) las proteínas alcanzan un valor importante, al igual que el hierro, es uno de sus principales minerales. Sin embargo, su componente más notable, tanto frescos como secos, es el betacaroteno o provitamina A, al cual se deben la mayor parte de sus propiedades medicinales.

El albaricoque seco, al ser un alimento rico en potasio, ayuda a una buena circulación, regulando la presión arterial por lo que es un alimento beneficioso para personas que sufren hipertensión. El potasio que contiene esta fruta ayuda a regular los fluidos corporales y puede ayudar a prevenir enfermedades reumáticas o artritis. Supone además un remedio muy eficaz contra el estreñimiento.

Su alto contenido en hierro hace que el melocotón seco ayude a evitar la anemia ferropénica o anemia por falta de hierro. Debido a la cantidad de hierro que aporta esta fruta, hace que este sea un alimento recomendado para personas que practican deportes intensos ya que estas personas tienen un elevado desgaste de este mineral.

El melocotón seco, al ser un alimento rico en potasio, ayuda a una buena circulación, regulando la presión arterial por lo que es un alimento beneficioso para personas que sufren hipertensión. El potasio que contiene esta fruta ayuda a regular los fluidos corporales y puede ayudar a prevenir enfermedades reumáticas o artritis.

Tomar melocotón seco, al estar entre los alimentos ricos en fibra, ayuda a favorecer el tránsito intestinal. Incluir alimentos con fibra en la dieta, como esta fruta, también ayuda a controlar la obesidad. Además es recomendable para mejorar el control de la glucemia en personas con diabetes, reducir el colesterol y prevenir el cáncer de colon.

Hay que ser prudentes, sin embargo en caso de obesidad o si se quiere perder peso puesto que el poder energético de los orejones es muy elevado.

Elaboración

Estas frutas se deshidratan mediante la técnica de secado al sol para aprovechar sus propiedades alimentarias en periodos fuera de temporada. Podemos conseguir orejones caseros de albaricoques colocando los mismos sobre unos cañizos al sol en los días sin humedad. Cuando estén bien secos, se guardan en recipientes herméticos y secos.

Los orejones se elaboran secando o deshidratando los melocotones o los albaricoques de varias maneras. Los distintos tipos de desecación son:

Desecación natural al sol. Las frutas se dejan secar al aire libre, por lo que este proceso sólo se puede llevar a cabo en las regiones muy favorecidas por el clima. Este procedimiento da excelentes resultados y conserva todo el sabor y las cualidades de la fruta.

Desecación por calor artificial. Tanto el horno como el microondas garantizan buenos resultados, porque permite regular la evaporación de manera progresiva. Se comienza a una temperatura baja, de 45 a 50 grados, que se va elevando progresivamente hasta 65 ó 70, según la clase de fruta tratada. Con el secado artificial la operación se termina en 8 ó 10 horas; en el microondas, según la fruta, de 30 minutos a 1 hora, mientras que al aire libre hay que contar con 6 u 8 días o más.

El proceso de secado supone una perdida de peso. Normalmente suele quedar una quinta parte del peso de la fruta inicial. Lo que se ha producido en realidad es una perdida de agua. Esta perdida crea una fruta deshidratada lo que impide que los organismos puedan desarrollarse en la misma. De esta manera se puede conservar durante mucho tiempo sin que se pudra.

El proceso de secado supone la perdida del agua. Así, por ejemplo, en el caso de los orejones de albaricoque mientras la fruta fresca posee casi un 90 % de agua, la seca no llega al 8 %. Por otra parte, este proceso supone el incremento de toda otra serie de nutrientes.

Adquisición

A la hora de adquirir los orejones se ha de prestar atención a que su aspecto y su color sean uniformes y no presenten demasiadas arrugas.

Es mejor secar los orejones en casa que comprar orejones secados industrialmente dado que, en el proceso de secado, a estos últimos se les añaden componentes para mejorar su aspecto. Así, por ejemplo, para evitar que ennegrezcan suele ser muy habitual que se les añade dióxido de azufre (E220) Este aditivo puede mejorar el aspecto de los mismos pero resulta perjudicial para la salud y suele ser responsable de ataques de asma en personas que sufren de esta enfermedad.

Para lograr una perfecta conservación y evitar que se desequen en exceso, hay que guardarlos en frascos de cristal bien cerrados y en un lugar fresco, seco y protegido de la luz y de los insectos. Así se mantienen durante meses. No deben conservarse en bolsas de plástico, ya que acabarían enmoheciéndose.

Los asmáticos evitarán comer orejones cuando no estén seguros de como se han secado. Una buena manera de deducir que los orejones del mercado han sido tratados con azufre es percatarse de que estos tienen un color muy vivo y brillante.


Documentación

http://alimentos.org.es
http://www.botanical-online.com
http://frutas.consumer.es
http://frutossecospecino.es