Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Rarezas, chorradas y curiosidades
Un zoológico japonés ha intentado sin éxito durante años que dos osas polares se apareasen, sin darse cuenta de que ambas tenían el mismo sexo, pensando que una de las dos era un macho
ÍNDICE
Publicidad

Parece un chiste malo pero no lo es. También podríamos pensar que qué raros son los japoneses pero tampoco es así. Pero ¡coño! ¿De dónde sacaron a los veterinarios en ese zoológico?.


El zoo de Kushiro (norte de Japón) adquirió un osezno en enero de 2005 con la intención de unirle con Kurumi, una osa.

La adquisición, llamada Tsuyoshi, nombre de un famoso jugador de béisbol japonés, se convirtió en un animal muy popular entre los visitantes del zoo.

Pero en la primavera pasada, la estación ideal para que se apareasen los dos animles, Tsuyoshi no mostró mucho interés por su compañera. "Pensamos entonces que él era demasiado joven", contaba el guardián de los animales, Hiroyuki Kubono.

Después de cuatro años de indiferencia mutua, un detalle dejó intrigados a los empleados del zoo: Tsuyoshi orinaba de la misma manera que Kurumi.

"Eso era algo realmente extraño", contaba Kubono.

Un primer examen de ADN reveló que el oso era muy probablemente de sexo femenino, pero los responsables del zoo querían que no quedasen dudas, así que hicieron anestesiar al animal para examinar de cerca sus partes íntimas: "Es una hembra", confirmó el guardián.

Los dirigentes del zoo se preguntan ahora si deben mantener en el recinto a Tsuyoshi, muy apreciada por los niños, o cambiarla por un verdadero macho.

Sin embargo, no son los únicos que han sufrido este 'engaño'. El 'hermano' de Tsuyoshi, adoptado por otro zoo y que acaba de cumplir tres años, ha resultado ser... una hermana.