Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Sitios demasiado
El Barrio Gótico de Pals
ÍNDICE
Publicidad

Es el casco antiguo de esta localidad, que conserva todo el sabor medieval de la población construida en su momento sobre una isla situada en medio de una zona pantanosa hoy magníficos arrozales, tierras de frutales y cada vez más campos de golf.

Las casas están construidas con la característica piedra de la región por lo que dan al barrio histórico el nombre de Pedró. La mayoría están habitadas todo el año, aunque algunas sirven también de segunda residencia y son ocupadas especialmente en verano. No faltan mansiones suntuosas y ajardinadas. Especialmente una de ellas situada en la parte más alta del pueblo, detrás de la iglesia, es sencillamente impresionante.

La circulación de vehículos esta prohibida en el centro del pueblo, a excepción de los servicios básicos, por lo que es necesario dejar el coche en el aparcamiento público de pago que se encuentra bien señalizado a la entrada del pueblo. Eso sí, es de parquímetro, de sistema de zona azul y funciona hasta los sábados por la tarde. A causa de las fuertes pendientes y de las escalinatas de sus calles es recomendable que las personas con dificultades de movilidad se lo tomen con mucha calma antes de aventurarse a una visita.

El pueblo de Pals está dominado por la iglesia Sant Pere del año 944, y de estilos románico, gótico y barroco producto de las sucesivas reconstrucciones en el transcurso de los siglos. Algo más elevado se encuentra el campanario en forma de torre conocido como Torre de les hores (Torre de las horas) construido entre los siglos XI y XII. Muchas de las casas fueron edificadas en el siglo XVII y en el dintel de la entrada de algunas de ellas es posible observar el grabado de una vulva, símbolo atávico de la fertilidad.

Para ver

Museo-Casa de Cultura Ca la Pruna

Es una casa fortificada de los siglos XV y XVI. En ella encontraremos el Museo de Arqueología Submarina, una exposición permanente de vinos y cavas de Cataluña, una sala destinada a exposiciones temporales de pintores y escultores y los utensilios del primer apotecario de Pals, Sr. Desideri Ferrer.

La muralla

Data de los siglos XII-XIV. Esta bien conservada aunque en la actualidad sólo se conservan de ella cuatro torres (Torre d'en Ramonet, Torre d'en Rom, Torre d'en Xinel·lo y Torre de l'Hospital), de un mismo tipo: de planta rectangular y abiertas de arriba abajo en la cara que da al interior del recinto, cubiertas con bóveda de cañón o ligeramente apuntada. En todo el perímetro de la muralla, al menos en las zonas visitables, se abren numerosas saeteras. El pueblo se fue extendiendo hacia levante, poniente y mediodía.

El Mirador Josep Pla

Se encuentra extramuros y se llama así en honor del genial escritor de Palafrugell y desde ahí puede observarse una espléndida vista panorámica de la llanura ampurdanesa, con las islas Medes al fondo como nota paisajística más llamativa.

El castillo

Data del siglo IX. En 1478, el rey Juan II comunicaba al consejero de la isla que para construir, reparar y cubrir la iglesia, concedía el permiso para aprovechar las piedras del castillo. Sólo quedaron la Torre del Homenaje del castillo, dos puentes de arco rebajados, que comunicaban varias partes de la fortaleza y la base sobre la que se construyó la capilla de la casa.

La iglesia de Sant Pere

Esta iglesia existía ya en el año 994. Parte de la piedra con la que se construyó procede del antiguo castillo de Pals. Se pueden apreciar las diferentes tendencias arquitectónicas que la configuran: base románica, siglos X-XI, ábside y nave de estilo gótico, siglo XV, portalada frontal barroca, siglo XVII, y campanario y buhardilla del siglo XVIII. Esa variedad de estilos la hace un tanto caótica en su aspecto.

Torre del Homenaje

Magnífica torre románica de planta circular, de los siglos XI-XII, construida sobre un podio de roca natural. Su altura es de 25 metros. Se denomina Torre de les Hores porque, tras el derribo del castillo, en el siglo XV, se le colocó un pequeño campanario gótico. Es interesante observar, asimismo, las tumbas visigóticas situadas sobre la roca alrededor de la torre. En el acceso a la plataforma de roca sobre la que se sitúa la torre crecen algunas higueras que fructifican en agosto, lo que añade un atractivo más a la visita.

Las tumbas del Carrer Major

Se han hallado sepulturas repartidas por todo el pueblo: en Ca la Pruna, junto a la Torre de les Hores, en el Carrer Major. Datan de la época visigótica (anteriores al año 1000). Desgraciadamente se encuentran bien señalizadas.

Plaça Major

En este punto encontramos el arco gótico de salida del recinto amurallado, que podría haber formado parte de un mercado o plaza cubierta parecida a la que se conserva en Ullastret, y el edificio del actual Ayuntamiento.

Para llegar

Desde Girona se sale por la carretera local por la Carrer del Pont Major hasta la comarcal C-255 hasta enlazar con la C-66 en dirección a Palamós hasta Bisbal d'Empordà, a unos 28 de Girona. Cruzar esta localidad continuando por la C-66 hasta una glorieta, la cuarta consecutiva, a unos 5 km, donde se toma la tercera salida entrando en la GI-652. Por esta carretera se recorren unos 3,3 km, hasta otra glorieta donde se toma la carretera GI-650ª durante medio kilómetro hasta el casco urbano de Pals. El Barrio Gótico, bien señalizado, se encuentra al la izquierda. Desde Girona hasta Pals hay unos 41 kilómetros aproximadamente.

Desde Palafrugell hay poco más de siete kilómetros y medio. Se coge la carreteras C-31 en dirección a Torroella de Montgri durante casi cinco kilómetros hasta dos glorietas que dejaremos saliendo siempre por la segunda salida hasta enlazar con la GI-650ª y entrar en Pals.

Desde Torroella de Montgrí la distancia es de unos 9,5 km. Se sale por la por la Carretera de Palafrugell (C-31) durante poco más de nueve kilómetros hasta una glorieta que abandonaremos por la primera salida para entrar en el casco urbano de Pals.

También

Es recomendable pasar por alguna de las tiendas que se abren en las calles del barrio y comprar algude los productos que se ofertan, especialmente chocolate que aquí lo hacen muy rico y Garnatxa, un mistela tradicional del Ampurdán elaborado con la variedad de uva del mismo nombre. Un paseo por estas calles contemplando los escaparates de estas tiendas puede dar lugar a inesperadas sorpresas.

Y por supuesto que un breve descanso en la terraza de Ca la Pruna, adyacente a la Casa de Cultura del mismo nombre nos puede venir muy bien. Y si lo deseamos, se puede comer algo, a base de tostadas que aquí las hacen ricas. Los helados también son memorables, puede que tanto por ellos mismos como por el sitio donde nos encontramos.

Cerca

Solamente a algunos kilómetros de Pals, se encuentra el pueblo de "Platja de Pals"surgido tras el boom turístico de los años 60 – 70. Se encuentra a lo largo de una de las playas con más renombre de la Costa Brava y esta constituido principalmente por un barrio de grandes villas, algunas urbanizaciones y hoteles .

Muy Cerca tenemos pueblos llenos de encanto como Palafrugell y Begur con todas su playas y calas de sonoros y famosos nombres, Sa Riera, Sa Tuna, Aiguafreda, Tamariu, Llança, Calella de Palafrugell donde Serrat escribió Mediterráneo.

Por el Norte está Torroella de Montgri, con su muralla medieval y su encanto ampurdanés. Cerca está, con su puerto y playa, El Estartit desde donde se pueden hacer visitas en barco a las cercanas aguas de las islas Medes. Continuando hacia el norte tenemos el hermoso pueblo de L'Escala, situado en el lado Sur del Golfo de Rosas, al lado de las ruinas de la famosa Ampurias y las menos espectaculares playas. Un poco más al Norte están los Aiguamols del Ampurdán, un parque natural formado por los restos de las antiguas marismas que ocupaban esta parte de la costa.

Desde Pals, y si regresamos hacia Girona siempre podremos visitar lugares tan encantadores como la villa amurallada de Peratallada, rodeada parcialmente con un potente foso excavado en la roca viva y con una acogedora plaza mayor porticada. Todo ello sin olvidarnos del yacimiento y ruinas de origen ibérico de Ullastret o de Cruilles. Por supuesto que Bisbal d'Empordà ofrece la posibilidad de adquirir recuerdos de cerámica o de artesanía.