Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Concejos de Asturias
Avilés
índice
Publicidad
Otros enlaces

Descripción

Es un pequeño concejo de tan solo 25,34 kilómetros cuadrados de superficie, lo  que representa el 0,239% de extensión de Asturias.. Situado en el centro de la costa asturiana y a 26 Km. de Oviedo, está limitado por el mar Cantábrico y por los concejos de Gozón al este, Corvera al sur y Castrillon e Illas al oeste.

Los núcleos de población con más habitantes en el concejo de Avilés son, por este orden: Avilés capital, Miranda, Heros, Caliero, Tabiella y Sablera.

Toda su superficie se reparte entre la rasa costera y los montes que lo cierran por el sur, aunque es la ría de Avilés que está encajada en la rasa, la que continúa al interior del Cabo Peñas y marca la morfología del territorio. La ría ocupa el 3% de toda la superficie, llegando después de tres millas de muelles hasta el centro de la ciudad que está en su orilla occidental que ha permitido el asentamiento histórico de la población, ya que esta hoya es baja y plana frente a las alturas de Carbayedos, Tuñes o El Estrellín en el lado opuesto.

Capital


Su capital con el mismo nombre del concejo (Avilés), está situada a la orilla de la ría, fue tierra de marinería y comercio y el primer puerto de Asturias durante siglos.

Hablar de Avilés ciudad y Avilés concejo es sinónimo. En ella está el segundo puerto en importancia de la región, su posición central le da el privilegiado puesto de estar en el nudo de comunicaciones, incluido el aeropuerto de Asturias a 14 kilómetro.

Su rápida industrialización trajo una masiva emigración y con tal un gran crecimiento en todos los aspectos. Avilés es una de las tres ciudades más importantes de Asturias y la tercera en cuanto a población.

Su casco antiguo ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico, en la villa se encuentran obras interesantísimas de carácter tanto religioso como civil, Calles como Galiana, Rivero, La Ferrería y San Francisco atestiguan su historia con magníficos edificios y soportales.

Entre sus obras arquitectónicas religiosas destacaremos: la parroquia de San Nicolás, la de Santa María Magdalena de Corros, la iglesia de Sabugo o la de Santa Tomas de Canterbury.

Entre sus obras civiles varios palacios: el de Valdecarzana del siglo XV, conocido como casa de Baragaña, el de Camposagrado, el de Ferrera y la casa de Rodrigo García-Pumarino, más conocido por palacio de Llano Ponte, estos de los siglos XVII y XVIII. Del siglo XVIII son también el Ayuntamiento, la Plaza Mayor, los Caños de San Francisco, el teatro Palacio Valdés, y el palacio de Balsera.

Escudo


Diversos cronistas coinciden en la procedencia del actual escudo de la ciudad. Tuvo su origen en la conquista de Sevilla, hasta entonces en poder de los musulmanes. Resulta que una flota, al mando del almirante santanderino Ramón Bonifaz, tomó la ciudad. Y lo hizo desde el mar en 1248, a pesar de que el Guadalquivir estaba cerrado por una enorme cadena de orilla a orilla.

Pero un marinero avilesino, con la nao construida y tripulada por marineros de Sabugo, puso a lo largo de su proa una enorme sierra, que a fuerza de mareas, hizo ceder la cadena.

Fernando III el Santo, concedió a Avilés, y a otras ciudades cantábricas, el privilegio de que se recordase para siempre esa aventura: sus escudos reflejan una nave arremetiendo contra la cadena que unía las torres del Oro sevillanas.

Bandera


La bandera del concejo de Avilés esta formada por dos franjas azules, situadas en ambos extremos, superior e inferior, separadas por otra blanca, de la misma altura.

El escudo se sitúa en la parte central de la bandera.

El Fuero de Avilés


En 1085, Alfonso VI otorgó un fuero a Avilés, donde ya existía una población desde tiempos romanos. El fuero de Avilés le da categoría de Villa de Realego y a lo largo de la Edad Media apoyará siempre a la corona, a quien paga impuestos. Avilés no fue nunca feudo ni tuvo otro tribunal competente que los reales. El fuero original se conserva en el Archivo municipal junto con una copia romanceada, joya histórica, lingüística y jurídica por la que la villa adquiere categoría de realengo, sin sometimiento señorial y con unos privilegios económicos y civiles, guardando una inquebrantable fidelidad a la corona

El Fuero concedido por el rey Alfonso VI a la Villa en 1085 y confirmado en 1155 por su nieto Alfonso VII, significa el nacimiento de Avilés como ciudad. A partir de ese momento y por los privilegios concedidos en el mismo (políticos y comerciales, principalmente) la ciudad medieval se fortifica y pasa a ser la segunda de Asturias y uno de los principales puertos, no sólo del Cantábrico, sino de zonas marítimas del Atlántico europeo.

El Fuero se tradujo en un espectacular progreso del Avilés medieval.

El pergamino (una de cuyas copias, datadas en 1289, se conserva en el Ayuntamiento) también es uno de los más antiguos testimonios de nuestro idioma, por su redacción en romance, donde se armonizan formas lingüísticas asturianas y el provenzal, lo que hace de él un excepcional documento en la evolución del asturiano.

Numerosos especialistas, con Menéndez Pidal a la cabeza han investigado el documento y señalan que es de los códices de mayor singularidad idiomática.

Webcam


El tiempo en Avilés

Fuentes


www.aemet.es
http://www.asturias.es
http://www.ayto-aviles.es
http://www.facc.info
http://www.webcamsdeasturias.com