Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Queso
Tabla de quesos
ÍNDICE
Publicidad

Queso

Una tabla de quesos es una preparación de diferentes quesos, dispuestos generalmente de forma artística con el objeto de servir a un conjunto de comensales una cierta variedad. Se pueden acompañar de verduras o frutas que hagan contraste con los diferentes sabores y aromas de los quesos. Suelen emplearse como un entrante o como plato principal.

Disposición de los quesos

Suele haber algunas reglas sobre la disposición de los quesos en la tabla, algunas de ellas atienden al contraste de los aromas y sabores, por ejemplo los quesos de aromas más intensos suelen ponerse en el centro mientras que los más suaves se disponen en el borde. Otros criterios suelen ser meramente artísticos y obedecen a contrastes de colores o formas. La gama de quesos empleados puede ir desde cuatro a siete variedades. El soporte puede ser una simple tabla de madera hasta un plato con tamaño acorde.

Las tablas de quesos suelen llevar una cubertería específica (como puede ser los rebanadores de queso, guillotinas, etc.) con cuchillos para los diferentes tipos de quesos ofrecidos, que generalmente no deben mezclarse.

Acompañamiento

Algunos de los acompañamientos típicos de las tablas de quesos suelen ser pequeñas tostadas empleadas para que aquellos quesos que por su textura cremosa permiten ser untados, en algunas ocasiones se acompañan con galletas que hacen contraste dulce-salado. Se acompañan las tablas de frutas de diferentes tipos, la más popular son las uvas, las peras, manzanas, etc., así como frutos secos: almendra, macadamia, etc. o incluso diferentes hierbas aromáticas. En algunas ocasiones se puede incluir salsas: mostaza o vinagretas.

En el terreno de las bebidas, difiere según la gama de aromas que posee la tabla de queso, pero se puede probar con cava, Oporto e incluso algún que otro vino dulce, dependiendo de los gustos de los comensales.

Se aconseja para lograr una buena degustación empezar por los quesos suaves (generalmente ubicados en el exterior de la tabla) y acabar con aquellos que poseen un sabor y aroma más intenso, la razón es no saturar el paladar y poder disfrutar gradualmente de los quesos más fuertes.

Tabla de quesos españoles

Una buena selección de Quesos Españoles es una magnífica idea para situaciones improvisadas. Utilice una variedad de colores y sabores para obtener una experiencia estética perfecta.

Dependiendo de cada particular tipo de queso, se recomienda un modo de cortarlo. Las claves para ello son la textura y el sabor.

Quesos medianamente blandos con sabores potentes, como Manchego, Zarmorano y Mahón deberían ser cortados en laminas finas.

Se puede dejar la corteza como efecto visual y para el reconocimiento del queso. Pero la corteza no debe comerse.

Quesos como el Cabrales se prestan mejor a ser servidos en pequeños tacos o bloques de los que los comensales se puedan servir con la ayuda de un cuchillo.

Es conveniente arreglar una tabla de quesos situando los quesos más suaves en el exterior, y dejando los más fuertes hacia el interior, para ser tomados al final.

Los mejores acompañantes de los quesos no solo son el pan o pequeñas galletas saladas, sino también fruta fresca como manzana o uvas.

Vino y cerveza son bebidas ideales para servir como acompañantes del queso.

Utilizar quesos españoles en diversas recetas para añadir una chispa a sus platos es también una magnífica posibilidad. Encontrarán algunas ideas en la sección de recetas, pero por supuesto, el único límite que Usted encontrará es su propia creatividad culinaria.