Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Aceite de oliva
Variedades del olivo
ÍNDICE
La página de Bedri

El cultivo del olivo tiene su origen en Oriente Medio hace más de 5.000 años, difundiéndose hacía Occidente a lo largo de la cuenca del Mediterráneo. A partir de los acebuches, árboles salvajes y espontáneos, los primeros cultivadores de la Península Ibérica fueron eligiendo los árboles que presentaban características más idóneas según las zonas y en función de la productividad, adaptación del terreno, rendimiento, etc. De esta forma, los olivos de la península ibérica son en la actualidad árboles duros y resistentes a condiciones climáticas y orográficas muy diversas, y conviven con otros cultivos autóctonos como la vid, el almendro o la higuera.

España disfruta de una sorprendente diversidad de climas y microclimas, producto de una compleja orografía, junto a una gran variedad y riqueza de suelos. Estas condiciones geográficas, unidas al gran número de variedades de aceituna empleadas en la elaboración de nuestros aceites de oliva, permite ofrecer una amplia gama y diversidad de aromas y sabores sin equiparación en ningún otro país productor. De esta forma encontramos aceites de sabor muy dulce y suave, junto a otros de gran cuerpo y carácter con un agradable sabor amargo o picante de diferentes intensidades. Los aceites españoles tienen en general un aroma afrutado intenso que recuerda a la aceituna verde o madura.

En España se cultivan alrededor de 262 variedades de olivos, aunque sólo unas 24 se utilizan regularmente en la producción de aceites. Las 262 variedades se hallan a su vez agrupadas en 4 categorías: principal, secundaria, dispersa y local. Los nombres se asocian normalmente con características diversas, como el nombre del árbol, forma de la hoja, área de producción.

De todas las variedades producidas, las más importantes y representativas son: Picual, Hojiblanca, Lechín de Sevilla, Picudo, Arbequina, Cornicabra, Verdial y Empeltre.

El restante 25% de la producción española se distribuye entre diversas áreas de la cuenca mediterránea, con variaciones en el clima y suelo que dan a los aceites producidos en esta zona características particulares.

Existen numerosas variedades locales y muy antiguas que se han sido trasladadas a distintos ámbitos geográficos. Pueden clasificarse en dos grupos: variedades de mesa y variedades para aceite.

El elevado número de variedades de olivo o aceituna es debido a modificaciones del genotipo, a causa de distintos tipos de mutaciones, o por oscilación de los caracteres varietales, a causa de condiciones ambientales.

Entre las principales variedades de mesa destacan:

En España, las variedades más utilizadas para la obtención de aceite de oliva son:

Variedades más importantes de olivos y aceitunas