Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Vino
Toneles y barricas
ÍNDICE
Publicidad

 

La barrica es el recipiente de madera utilizado para la crianza de vino. La barrica oxigena el vino lentamente y le aporta textura y aroma para suaviza su sabor.

Proporcionan sabor al vino y permiten la microoxigenación durante unos 8 años. Son aptas para la separación de sedimentos por trasiega durante unos 40 años. Su vida en vinos de calidad supone la renovación de todo el conjunto cada 10 años, a razón de un 10% anual.

Aunque son los franceses los que se atribuyen siempre el merito de su descubrimiento, parece ser que la barrica ya la usaron los etruscos.

La barrica es el envase vinario por excelencia, creado para el transporte, por su capacidad de rodar en virtud de su forma.

Las hay de muchos tipos de madera y de distintas capacidades. En cada región vinícola, reciben un nombre diferente, de carácter local. Es como si formaran parte de la cultura del vino desde hace siglos.

La más utilizada en la actualidad es la barrica bordelesa de 225 l. de roble de distintas especies y procedencias. Pero las hay de 50, 110, 400, 600, etc. Son muy utilizadas las de Limousin, Tronçais o Nevers, que reciben su nombre de los bosques de procedencia. Muy utilizado también es el roble americano, el bosnio o el ruso. Existe una gran extensión de bosques destinados exclusivamente a este uso, tanto en Francia como en Estados Unidos.

Elaboración

El proceso es largo desde que se corta el roble hasta que conforma una barrica. El secado de los troncos se prolonga durante tres años, a lo largo de los cuales se producen muchos cambios: se elimina la sabia del tronco, la madera sufre transformaciones, la lluvia elimina las sustancias exudadas.

Posteriormente, se selecciona y seca la madera cuidadosamente, cortándola para hacer duelas que son los listones que forman la barrica. Para poder domarlas y darles la forma adecuada se calientan o tuestan por la parte interior para curvarlas y adaptarlas. Este proceso de quemado puede ser débil, medio o fuerte. Estas diferencias se aprecian nítidamente en los vinos que reciben de la barrica sabores "quemados".

Tras tener preparadas todas las duelas, se va anillando la barrica poco a poco para llegar a conseguir una barrica sin fondo ni tapa, que serán incluidas al final.

Sólo falta ponerles los aros que las sujetan y las dos circunferencias que las cierran y practicarle los orificios pertinentes para los procesos de llenado o vaciado.

Características que debe cumplir la madera

Para que una madera sea buena para hacer barricas tiene que contar entre sus propiedades de: permeabilidad, baja porosidad, densidad y tamaño del anillo adecuados, alta resistencia mecánica, facilidad de hendido, alta durabilidad. Entre los diferentes tipos de madera, la que mejor cumple estos requisitos es el roble.

Las Maderas mejor valoradas.

  • Roble francés: La mejor considerada. Roble americano.
  • Robles de la Peninsula Iberica: Predomina el roble Quercus robur (norte y este), Quercus petraea (norte y este) y Quercus pyrenaica (Castilla y León y norte de Extremadura). El Quercus robur y Quercus petraea proporcionan aromas similares al roble francés. El Quercus pyrenaica da sabores mas fuertes semejantes al roble americano.
  • En la actualidad muchas otras denominaciones de roble están consiguiendo estupendos resultados.

Efecto de la barrica de roble en el vino

La madera de roble permite suavizar la textura del vino y estabilizarlo. Además hace que los taninos se polimericen dando una sensación más agradable y redonda en la boca. Otro efecto es que agrega sabor y aroma como son a vainilla, coco, chocolate, tostado, humo, tabaco, caramelo, y café según sea el tostado de la madera.

La madera se usa en la fabricación de la mayoría de los vinos tinto y en algunos blancos como el Chardonnay.

En vinos de guarda, la permanencia en barricas ayuda al vino a evolucionar, gracias a pequeñas cantidades de oxigeno que entran en contacto con el vino.

Los altos precios de las barricas, presupuestos restringidos, altos volúmenes de producción y el uso de depósitos de acero inoxidable, han llevado a que el uso de barricas disminuya y se reserve sólo para aquellos casos que lo ameriten. Un producto alternativo a las barricas es el uso de chips, cubitos y duelas de roble que se utilizan para lograr el efecto de una barrica pero a un costo muy inferior.