Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Vino
La bodega casera
ÍNDICE
Publicidad

Hacer una bodega en casa es una de las aspiraciones de muchas de las personas aficionadas al buen vino, o mejor dicho, a disfrutar de los prequeños placeres de la vida.

Comprar vino

  • Buscar establecimientos donde haya variedad de vinos y alta rotatividad, así la posibilidad de comprar un vino almacenado en condiciones impropias será casi nula. Preferentemente haga la compra en tiendas especializadas o en grandes supermercados.
  • Leer la etiqueta adherida a la botella y la contraetiqueta si tuviera.
  • Elegir preferentemente vinos nuevos, de las últimas cosechas para ello tenga la precaución de leer la información de la etiqueta. Si se trata de un vino blanco elegir el más nuevo, así la posibilidad de dar con un vino de alta acidez es muy escasa. Es mejor elegir cortes o varietales
  • No comprar vinos de reserva envejecidos en roble si no se es un un consumidor asiduo y experimentado.
  • Examinar detenidamente la botella antes de comprarla, prestar atención al corcho, este debe de estar en buenas condiciones para que el vino conserve sus aromas y sabores.
  • Observar la coloración que el vino posee, en el caso de vino blancos, el color dorado tirando hacia marrón, y en el caso de los tintos, muy acastañados, esto será signo de oxidación por lo que debe desecharse.
  • Almacenar los vinos siempre tumbados, así el corcho se mantiene humedecido y no habrá dificultades a la hora de abrir la botella. El lugar de almacenamiento debe ser lugar aireado, libre de olores y preferentemente oscuro y un poco húmedo.
  • El precio no determina la calidad del vino, por eso lea atentamente la etiqueta donde está contenida toda la información sobre el producto
  • Buscar vinos que se identifiquen con la personalidad, de cada uno los vinos nacionales poseen por lo menos las mismas cualidades que los importados, muchas veces dan mucho mejor resultado. Es España probablemente se tome el mejor vino del mundo y es español.

Guardar el vino en casa

Según el tipo de elaboración y calidad del vino, será óptimo o adecuado guardarlo o no.

Hoy, algunos  vinos tintos, se elaboran para ser consumidos jóvenes y frescos por lo que no es aconsejable guardarlos mucho tiempo.

La mejor manera de guardar un vino de calidad en casa, es en botellas. Muchas veces, llevados por el entusiasmo o por una propaganda errónea, se desea conservar el vino en un recipiente de madera o barrica. Lamentablemente, este tipo de conservación, es bastante difícil de llevar a la práctica. Pues, la barrica, aunque sea de muy buena calidad, debe ser mantenida y controlada muy celosamente. Se debe evitar la penetración de aire y la proliferación de bacterias, hecho bastante difícil de controlar en casa. Generalmente, cuando se percibe un aroma o gusto raro en el vino de guarda, ya se ha perdido totalmente en cuanto a la calidad se refiere. Quizás podría utilizarse como un excelente vinagre de cocina.

Antes de guardar el vino, no debe olvidarse examinar detenidamente la botella, con especial atención al corcho que debe estar en buenas condiciones y no presentar manchas de humedad u hongos. Las botellas se colocan en posición horizontal, quedando todo el corcho en contacto con el vino.

Pata guardar vino en casa debemos procurar reproducir las mismas condiciones que se dan en las bodegas naturales: temperatura fresca y constante, oscuridad, tranquilidad y cierto grado de humedad.

El primer requisito es mantener a los vinos a una temperatura más o menos constante de alrededor de los 15ºC (puede existir una suave oscilación dentro de los 7°C a los 18°C). El vino no se verá afectado si los cambios de temperatura se producen en forma suave y paulatina.

La bodega casera debe tener poca luz. La oscuridad es importante, ya que la luz estropea y envejece los vinos antes de tiempo. Si la botella es de vidrio transparente, los rayos ultravioletas atraviesan el vidrio,  por eso los buenos vinos jamás deben estar expuestos a la luz fuerte y se embotellan utilizando vidrio verde oscuro.

La humedad moderada de esta bodega doméstica permitirá que el corcho no se reseque, ni agriete, ya que si esto ocurre el vino comenzará a escapar hacia fuera de la botella y penetrará aire que será muy dañino para el vino. Si la humedad es excesiva, se a despegarán las etiquetas y usted no será posible saber exactamente de que vino se trata.

La bodega tampoco deberá estar expuesta a grandes ruidos o vibraciones

Nunca debe guardarse el vino junto con productos tóxico, nocivos o de olores fuertes, como barnices, gasolina, pinturas o disolventes.

Se suele apuntar que un buen vino tinto ha alcanzado su apogeo cuando su color atraviesa el espectro del rojo y adquiere débiles matices marrones y anaranjados. Los vinos blancos, sin embargo, cambian en otra dirección. Pasan del amarillo muy pálido, hasta el ámbar, pasando por el oro y el pajizo.

Los vinos blancos secos de calidad, elaborados con maceración y fermentación maloláctica, podrán permanecer en su bodeguita durante más tiempo, uno a tres años, luego bébaselos. Sólo existen algunas excepciones de vinos blancos, que se aconsejan beber con más de 10 años de guarda, pero eso no es lo frecuente.

Cuando en la bodega tenga una gran reserva de vinos y se consuman cantidades de vino relevante, es conveniente hacer una ficha de control, de fecha, variedad, previsión de consumo, acompañamiento, así tendrá el control de su bodega, si es que dispone de ella.

Los vinos, no deben permanecer en nuestra estantería o bodega muchos años, salvo excepciones. Es mejor abrirlos dentro de sus fechas óptimas para el consumo.

Trucos y consejos

Para poder guardar un vino durante años, se debe:

  • Calidad del corcho: Verificar la calidad del corcho, ya que sólo éste, mantenido en excelentes condiciones podrá contar la verdadera historia del vino contenido en esa botella.

  • Posición de la botella: Es necesario mantenerlas en posición horizontal de modo que todo el corcho quede en contacto con el vino y éste impida su desecación y por ende la penetración de oxígeno al interior de la botella.
  • Temperatura: Es importante mantener al vino a una temperatura más o menos constante de alrededor de los 15ºC (puede existir una suave oscilación dentro de los 7°C a los 18°C).
  • Iluminación del ambiente: Debe ser escasa o inexistente, ya que estropea y envejece los vinos antes de tiempo, mucho más aún si la botella es transparente. Es por ello que los buenos vinos jamás deben estar expuestos a una luz fuerte.
  • Humedad: Una humedad moderada de nuestra bodega permitirá que el corcho no se reseque ni agriete, ya que si esto ocurre el vino comenzará a escapar hacia afuera de la botella y penetrará aire, lo cual es muy dañino para el vino.